Cicloturismo en Guadalajara: El señorío de Molina

Guadalajara es una de las provincias que mayor variedad de paisajes puede ofrecer al cicloturista. Desde parameras inhóspitas a verdes valles, desde montañas altísimas a llanuras extensas, el paisaje es cambiante y en cualquier caso, bello. Especialmente en algunas épocas del año. En esta ocasión vamos a visitar el Señoría de Molina, en la zona oriental de la provincia.

Es esta una zona que pertenece a la provincia de Guadalajara de forma tangencial, al haber sido durante mucho tiempo, un territorio independiente tanto del reino de Aragón como del de Castilla. Esta circunstancia, que se alargó hasta el S. XIX, haciendo de esta región una zona diferente a todas las demás, con influencias tanto aragonesas como castellanas.

bco_Hoz1

Paisajísticamente estamos ante una zona con muy diversos paisajes. Los ríos forman profundos barrancos que erosionan la caliza, dando lugar a bellos rincones, que conoceremos a lomos de nuestra flaca. Igualmente pasaremos por las parameras, zonas áridas y frías en invierno, con zonas llenas de campos cerealísticos.

Comenzamos nuestra ruta en Molina de Aragón, donde podemos visitar el puente románico del S.X o el Castillo medival para hacernos una idea de lo importante que era este pequeño pueblo en épocas pretéritas. Desde aquí salimos por la carretera N-211, que une Molina con el resto del país, en dirección Guadalajara. A los pocos kilómetros, y tras pasar por varios repechos, la abandonamos en dirección a Torremocha del Pinar. Superaremos un alto a 1300 metros de altitud antes de meternos en un frondoso pinar. Llegados al siguiente cruce para girar direcceión Corduente. Se baja durante varios kms rodeados de pinos hasta el pueblo, donde giraremos buscando las indicaciones de Barranco de la Hoz. Poco a poco, por una carretera no muy ancha, nos vamos metiendo en el barranco, llegando al nivel del río Gallo. Enseguida estaremos rodeados de riscos, altísimos y de un bosque de ribera plagado de chopos. Pasaremos por la ermita de la Virgen de la Hoz, y seguiremos pegados al río dirección Torete. Llegados a este punto, giraremos a la derecha, afrontando la primera ascensión del día: La subida a Lebrancón. Un repechote largo y con pendientes fuertes que nos lleva a esta localidad, prácticamente abandonada. La carretera tiene un firme bueno, pues ha sido recientemente asfaltada. Seguiremos por la  carretera, afrontando otro duro repecho antes de llegar a otra población. A partir de aquí el paisaje cambia, llegamos a la paramera, a la zona de altitud, Los árboles escasean durante este tramo. Llegaremos a la carretera CM-210 tras un fuerte descenso. A apartir de aquí quedará un terreno muy rompepiernas, con contínuos repechos y descensos antes de llegar a Molina de Aragón tras 1100 metros de desnivel acumulado y un montón de bellos paisajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *