,

El debut de Samuel Sánchez

La temporada 2000 iniciaba una cifra mágica y una temporada de ciclismo apasionante. Por un lado estaba la guerra por el cetro del Tour entre Armstrong, Pantani y Ullirch. En el pelotón español se estaba dando un cambio generacional excepcional, con la irrupción de Beloki y Heras. Freire lucía el maillot arco iris y comenzaría a marcar una época, pero nadie se percató de que aquella temporada estaba naciendo una estrella, un corredor que iba a hacer historia. 

Samuel Sánchez se incorporaba a la disciplina del Euskaltel Euskadi, que por aquel entonces comenzó a utilizar el naranja como color predominante en sus equipaciones. Gran simbolismo que el gran estandarte de la historia del equipo diera sus primeros pasos en el ciclismo profesional junto a este maillot tan querido y representativo.

El asturiano debutaría en la Challenge de Mallorca, en el Paseo Marítimo de Palma. Fue 24º en meta, un puesto nada despreciable para un sprint masivo en el que se impuso el campeón mundial, Óscar Freire. Un debut muy bueno que pondría el listón muy alto para el neoprofesional. Pero lo superaría.

Samuel, el velocista

Este primer año intentaría colarse en las llegadas masivas. Prueba de ello fueron sus quintos puestos en sendas etapas de la GP Telecom o la Volta al Alentejo, ambas en Portugal. Su calendario le llevó a debutar en Francia, un país con el que pronto mostraría buena relación. Fue segundo en el Tro Bro Leon, una clásica francesa que vivía su segunda edición y que hoy añade un punto de exotismo y diferencia al calendario europeo.

No contento con ello, sería quinto en los Nacionales celebrados en Murcia y que vistieron de rojigualda a otra figura importante en la formación vasca, Álvaro González de Galdeano. Samu sería cuarto en el gran grupo, justo detrás de velocistas consumados como Edo y Perdiguero.

Ph: Euskaltel Euskadi

Más noticias:

¿Debería Valverde haberse dedicado a las clásicas?

Ciclismo épico vs ciclismo moderno

El Tour de San Luis encuentra su hueco

Tour de San Luis 2014 – dorsales oficiales

Mirador de Ézaro, la pared de Purito y Contador

Comienza el año de Carlos Betancur

Los tres peores días de Ivan Basso

¿La Vuelta reduce días?

Jasha Sütterlin, un germano en Movistar

Menchov gana en Pla de Beret

Adriano Malori, talento parmesano

Carlos Oyarzun, el trotamundos chileno

El triste final de Alessandro Ballan

Bugno gana en Alpe d’Huez

Maverick Viñales se pasa al MTB

Pablo Lastras, espejo y reflejo

El método de Eusebio Unzué

El pie izquierdo de Thomas Voeckler

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.