, ,

El estreno del puerto de San Glorio

Un paso natural entre Cantabria y la meseta que lleva olvidado desde su construcción, muy antigua. Dicen que data de época romana, siendo atravesado por las legiones para avanzar su conquista hacia el sur. Coronado a 1609 metros sobre el nivel del mar, se trata de una ascensión de 25 kilómetros con una pendiente media del 5%, pero sin un solo descanso. 

Se estrenará por fin en la edición 2014 de la Vuelta. Será en la decimocuarta etapa, que partirá desde la región cántabra con destino La Camperona, una cuesta cruel y corta muy próxima a León. Puede que anterior a esta subida se una algún puerto de segunda categoría, pero la gran entidad de esta etapa vendrá dada por estos dos últimos puertos, que serán los que marquen.

Desde Potes comienza a subir la carretera, con leves porcentajes de inicio, pero progresivamente elevándose hasta ganar altura entre preciosos paisajes. La vista atrás se convierte en una obligación. No volverla, un sacrilegio. El perfil (ver altimetría) no ofrece lugar a dudas: hará mucho daño. El trazado de la carretera se retuerce a tramos, dándole un aroma a gran puerto, pese a que le falta un punto de pendiente para poder serlo.

En todo caso, es una mole increíble, un paso incómodo y que permite mucho desgaste. Que se vaya a pasar en carrera, aunque lejos de meta, ya es un avance.

Más noticias:

Nairo Quintana, lo siguiente el cielo

Intxausti, objetivo Itzulia

Ten Dam, hielo en la bici

Entrevista a David Arroyo

Stijn Devolder, el Guadiana de Flandes

El secreto de Pedro Delgado

Cumbres Verdes, nueva cima de la Vuelta

Ion Izagirre, la crono como objetivo

Tributo a Burry Stander

Gerard Rué, un francés en la corte del rey

Leopold Konig, aspirante a top ten

Sierra de Ávila, forja de campeones

Karpets, el gigante silencioso

El primer desafío de Lobato

Entrenamiento: la capacidad de sufrimiento

Wiggins emula a Riijs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.