Las posibilidades de Andorra

Andorra ofrece posibilidades infinitas de recorrer la alta montaña de los Pirineos. Puertos largos, duros, altos, con buen asfalto y cada vez mejor señalizados para cicloturistas, con carteles informativos sobre la pendiente media del kilómetro y las rampas más duras.

Rabassa, La Gallina, Envalira, Arcalís, Montaup… nombres además muy relacionados con el mundo profesional. En ellos han sufrido los mejores y puede sufrir cualquiera, dentro de un ambiente de poco tráfico (si evitamos las épocas altas del esquí y la Nacional) y paisajes de ensueño. He aquí algunas propuestas para disfrutar de la montaña andorrana.

andorra

 

Andorra la Vella – Els Cortals d’Encamp

De salida se afronta Envalira, un puerto muy largo y muy alto, aunque sin grandes pendientes. Al afrontarse casi en línea recta, crea mucho desgaste psicológico. La parte final sí ofrece algunas curvas de herradura en las que el puerto cobra más sensación de serlo. Más tarde llega Ordino, por su vertiente más suave. Rabassa, que se sube tras descender hasta Sant Juliá. Rabassa es muy duro, aunque sólo en su parte inicial. Desde la cima y el peligroso descenso sólo queda el corto e intenso Comella. Poco restará al inicio de Els Cortals d’Encamp, puede que el puerto más duro del Principado.

andorra2

 

Andorra la Vella – Els Cortals d’Encamp

Se repiten la salida y la llegada, pero en esta ocasión se opta por el aprovechamiento del col de Ordino. En esta propuesta, se incluye de salida la Rabassa. Entre el final del descenso y el inicio del primer ascenso a Montaup hay apenas 15 kilómetros. Dos subidas al puerto y final de nuevo en Els Cortals, meta en varias ocasiones en la Volta.

andorra3

 

Andorra la Vella – La Gallina

El puerto de Ordino nos servirá de nuevo para crear un circuito amplio sobre el que comenzar a acumular kilómetros y desnivel. Al final de la etapa aguarda la Rabassa, cuya bajada enlaza perfectamente con el inicio de la Collada de la Gallina, el famoso puerto que ha sido protagonista de las últimas ediciones de la Vuelta.

andorra4

 

Andorra la Vella – Arcalís

En sólo 160 kilómetros más de 5.000 metros de desnivel positivo. De salida se afronta el ascenso al eterno Envalira. Ya de por sí es un auténtico monstruo. La subida a Ordino parece poca cosa a su lado. La bajada hacia Andorra nos lleva a Sant Juliá, donde comienza a subir la carretera hacia la Rabassa. A partir de aquí comienza una secuencia ya muy conocida en el mundo profesional. La bajada enlaza con el leve inicio de Ordino, ascendido en esta ocasión al completo, con más de 20 kilómetros de subida. Después, desde la Cortinada se asciende a Ordino-Arcalís, estación de esquí clásica en el ciclismo. Pero en esta ocasión hasta el final de la carretera, a casi 2.400 metros de altitud. La delicia para el cicloturista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.