,

¿Por qué Valverde no cambia de táctica?

El veterano ciclista de Movistar lo ha vuelto a conseguir. Se ha saltado las normas autoimpuestas y ha conseguido una impresionante victoria en la Challenge de Mallorca. Pero no ha sido en el Mirador d´es Colomers, un final en alto donde todo se le puso de cara. Fué en Deiá, en una etapa de media montaña corrida a cuchillo y donde triunfó con un ataque…a 120 kms de meta

Siempre se ha distinguido por su punta de velocidad, lo que le ha llevado a intentar controlar las carreras para lanzar sus ataques en la zona final de las etapas. Así ha conseguido un curriculum más que brillante.

Pero no siempre corre igual. En el Tour 2012, con la general a un mundo y él fuera de toda opción ya se infiltró en una fuga lejana, y consiguió una victoria con un ataque casi de salida que luego fué confirmado con otro en el penúltimo puerto. Ya en 2014, consiguió el triunfo en Roma Máxima llegando en solitario tras un ataque a más de 15 kms de meta. Y algo similar intentó en Strade Bianche.

Sin embargo en el Tour de Francia le vimos de nuevo ahorrando energías, intentando guardarse para algo que llegaría más tarde…para acabar cuarto en la general. Algo similar ocurrió en la Vuelta, donde llegó al podium sin atacar nunca  a los de la general. Pero ha empezado 2015, y tras verse superado en el primer final en alto del año cambió de estrategia. Puso a su equipo a trabajar, y cortó el pelotón de salida. A 110 kms de meta formó un grupo de escapados con varios compañeros, provocando que el ritmo de carrera fuese siempre alto. Y cuando llegó la zona más dura se marchó del último compañero de fuga, atacando y haciendo los 30 últimos kms de la etapa en solitario. Ganó, a  lo campeón, como pocas veces se gana.

La pregunta es, si a Valverde se le dan bien este tipo de actuaciones ¿por qué no las lleva a cabo más a menudo? Queda demostrado que en los grandes eventos hay gente que, en los kilómetros finales, es mejor que él. Quizás un cambio de táctica sea necesario para seguir cosechando éxitos a los 34 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *