,

RUTA PCM: ENTRE EL HENARES Y EL TAJUÑA

Presentamos una ruta diferente a lo habitual, aparentemente no tan dura como otras de la revista, pues no cuenta con ningún puerto al uso, pero si bastantes subidas cortas pero muy exigentes en cuanto a sus porcentajes, al estilo de las clásicas de las Ardenas. Además, durante la jornada, visitaremos algunos de los pueblos con más encanto de la Comunidad de Madrid, por una de las zonas ciclistas por antonomasia de la región, pero que aún guarda secretos que aquí os desvelamos.

SALIDA Y LLEGADA: CIUDAD DEL ROCK.

Hemos ubicado la salida en las instalaciones de la Ciudad del Rock, en las proximidades de Arganda del Rey. Puede ser un buen sitio para dejar el coche y emprender la marcha, aunque lo hacemos para señalar las posibilidades que presenta para organizar todo tipo de pruebas deportivas en un entorno y unas instalaciones claramente desaprovechadas.

KM 15: VALDEPERALES

El primer muro del día será un viejo conocido de muchos cicloturistas de la zona, aunque en esta ocasión le metemos el añadido de un segundo tramo también muy duro que le aporta unos kilómetros muy exigentes, al alternar subidas y bajadas muy complicadas, eso sí por un entorno ideal para rodar con tranquilidad. Tras abandonar las calles de la urbanización, dos subidas habituales del área: Valdelaguna, hasta el centro del pueblo, y Los Mármoles, antes de llegar a Villarejo de Salvanés.

Km 45: VÍA VERDE DEL TAJUÑA

Tras Villarejo se descenderá hasta el rio Tajuña, donde nos aprovecharemos de una infraestructura ideal para el cicloturismo, la Vía Verde, en este caso con superficie roja, que permitirá recorrer unos diez kilómetros de forma agradable, sin preocuparse en exceso del tráfico (precaución, algún tramo es compartido con vehículos) antes de llegar a la urbanización Sierra del Tajuña, para afrontar un duro repecho por sus calles.

KM 65: SUBIDA A EUROVILLAS

Volvemos a las grandes pendientes con la subida a la urbanización de Eurovillas por el interior de Villar del Olmo, siendo el centro de esta donde comienza a ponerse seria la subida, que alcanza su cenit en los últimos metros antes de coronar con dos rampones de impresión que constituyen un acceso secundario a la urbanización.

KM 68: NUEVO BAZTAN

Con anterioridad ya hemos transitado por zonas de interés cultural, como el Castillo de Villarejo, pero sin duda estamos ante el punto más atractivo en ese ámbito de la ruta. Destaca especialmente el palacio de Goyeneche y la plaza anexa, que bien merecen un pequeño desvió para contemplar su barroco estilo.

KM 92: PEZUELA DE LAS TORRES

Este es un tramo muy interesante desde el punto de vista paisajístico, con dos bajadas y subidas a sendos valles. En ambos casos las subidas son agradables, sin grandes pendientes, serpenteando las carreteras para adaptarse al terreno. Pero nos gusta ser rebuscados, y hemos incluido el acceso al cementerio de Pezuela para darle un final más rompedor a la subida.

KM 105: VILLALBILLA

A diferencia de otras ascensiones del día, en este caso no se puede hablar de una relación con un valle. Cuenta con buena carretera, donde llaman la atención los grandes desmontes necesarios para su trazado.

KM 116: ALTO DEL ZULEMA

De nuevo un acceso a una urbanización, una opción radical para ahorrarse kilómetros desde Alcalá de Henares y evitar el rodeo por el Alto del Gurugú. Pero lo hace a base de grandes pendientes, aderezadas con varias horquillas que le dan a la subida una espectacularidad enorme, un puerto ideal para el ciclismo profesional.

KM 127: ALTO DE TORRES DE LA ALAMEDA

Un clásico del ciclismo madrileño, se trata de una subida que asusta, pues se ve su dureza desde abajo, aunque en este caso no es tan fiero en lobo como lo pintan, pues no guarda sorpresas tras el tramo que se observa en la foto.

KM 145: ERMITA DE VALDILECHA

Caso contrario al anterior, subida prácticamente inédita y de una dureza inesperada, concentrada en la calle del Espino, una rampa impresionante que pondrá a prueba la capacidad de cualquier ciclista, da igual su nivel. El tramo más exigente se corona en las proximidades de la ermita de la localidad, aunque se sigue ascendiendo hasta las proximidades de una antena de comunicación, ya en la zona alta del valle. Dos largos tramos rectos y cómodos nos llevaran al punto de salida de la jornada.