,

16 días pedaleando por el desierto.

Las pruebas ciclistas de Dubai, Catar y Oman se disputan de forma casi consecutivas. Juntos suman 16 días de competición sin apenas descanso. Son tres pruebas  que se celebran entre el Golfo Pérsico y el desierto de Arabia. Un lugar aparentemente poco apto para la competición ciclista, pero que la pujanza económica de estos países convierte en lugar de preparación de las grandes figuras. ¿Por qué?

Las condiciones climáticas acompañan para la celebración de las carreras…hasta cierto punto. La temperatura ronda los 30 grados y la humedada el 80%. Situaciones parecidas a las que hay en España cuando se disputa la Vuelta a España en Andalucía a finales de Agosto: Mucho calor. Además la presencia del desierto hace que el clima sea más extremo.

Los recorridos no son especialmente atractivos, debido fundamentalmente a la orografía del lugar. En los 16 días de competición solo hay una etapa con un puerto de primera (la Montaña Verde, en el Tour de Oman) y solo otra con cotas cerca de meta para hacer daño. El resto son todo etapas llanas excepto 1 contrarreloj. Es una cuestión física, no hay otra solución, pero no parece que el espectáculo sea muy destacable.

La organización por contra está en el caso de Catar y de Oman en manos de ASO, la organizadora del Tour de Francia. Es decir, la empresa de eventos deportivos más importante, por lo que se supone que los aspectos organizativos están cuidados al mínimo detalle. Este acuerdo entre ASO y las autoridades locales puede hacernos entender porqué muchos de los principales equipos del World Tour acuden a estas carreras cuando no pertenecen a este circuito. El peso de ASO en el mundo ciclista es muy importante.

Por último, como ya hemos dicho, está el tema económico, con las grandes potencias petroleras proponiendo la organización de estos eventos. En cualquier caso, podemos observar que prevalecen los criterios extra deportivos a la hora no solo de organizar sino de participar en estas carreras. Al fin y al cabo sigue siendo ciclismo, pero ¿es realmente necesario ir al desierto para esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *