,

Análisis DLC: Nairo Quintana cumple, los demás desaparecen

Como cada año la Carrera de los Dos Mares coincide en varias de sus jornadas con la Paris-Niza, y a diferencia de la carrera francesa donde hubo hasta el final varias alternativas, en Tirreno el dominio del colombiano Nairo Quintana en su camino al triunfo en la clasificación general ha sido incontestable y sin oposición alguna.

El recorrido ha seguido el mismo guion que las últimas temporadas en lo que a etapas decisivas para la general se refiere, crono por equipos de inicio, etapa de montaña con final en alto, en este caso en el Terminillo, y la contrarreloj final, sin excesivo kilometraje, en San Benedetto del Tronto a orillas del Adriático. Además la climatología ha sido bastante correcta.

El potente BMC no rompió los pronósticos y se alzó con el triunfo en la crono por escuadras en una exhibición prácticamente perfecta por delante de Quick Step y FDJ. La mala suerte fue a parar en esta ocasión al conjunto Sky, y más concretamente al italiano Gianni Moscon, con un extraño reventón de rueda en plena crono que junto a otros incidentes con Mikel Landa y Diego Rosa como protagonistas dejaban al equipo británico fuera de juego de cara al triunfo en la clasificación general a las primeras de cambio. A pesar de ello, el polivalente Geraint Thomas se hizo con el triunfo en la segunda etapa sorprendiendo al pelotón en el repecho de Pomarance.

Peter Sagan ha sido el otro gran protagonista, y donde no lo es, de esta Tirreno-Adriático. El eslovaco se ha impuesto en dos etapas con la suficiencia a la que nos tiene acostumbrados, la primera con una volata que podríamos considerar masiva teniendo en cuenta el número de ciclistas que participaba en la misma y la segunda de ellas con final en Fermo sobre un grupo pequeño, en una más que interesante jornada con un perfil lleno de muros y sorpresas y donde Nairo Quintana supo conservar su liderato sin mayor problema. El ciclismo colombiano tuvo otro hombre destacado además del propio Nairo, el corredor de Quick Step Fernando Gaviria consiguió la victoria en la penúltima etapa con final en Civitanova-Marche y confirma que es uno de los principales favoritos para el triunfo el próximo sábado en la Milán-San Remo.

El epilogo a esta Tirreno-Adriático de 2017 se puso con la cronometrada final en la que el australiano Rohan Dennis obtuvo la victoria además del segundo puesto en el podio final por detrás de Nairo Quintana. El corredor boyacense del conjunto Movistar consigue así su segunda Tirreno, con otro triunfo magistral en la ascensión al Terminillo, esta vez con una climatología más benigna que en la anterior, afianzando su buen inicio de temporada. Hacer comparaciones no es precisamente lo mejor en la mayoría de casos, pero dada su coincidencia en fechas, es inevitable comparar esta carrera con la Paris-Niza, ofreciéndonos la carrera francesa un buen espectáculo con una interesante lucha final hasta la última jornada. En Tirreno hemos visto a un Nairo Quintana sin ningún tipo de oposición, con una floja y discreta actuación de las dos grandes estrellas del ciclismo italiano, Fabio Aru y Vincenzo Nibali por citar algunos. En otro lugar tenemos el recorrido, el cual ha ido evolucionando en la última década para aumentar la participación de corredores completos, escaladores o de grandes vueltas, en detrimento de los velocistas y así poder competir con su homóloga francesa. En definitiva hemos podido ver en la Tirreno unas interesantes jornadas de ciclismo pero con un espectáculo limitado.

Alberto Díaz Caballero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *