,

Análisis DLC: Nibali no tiene rival

En la ciudad de Bérgamo se daba el inicio al último monumento ciclista de la temporada, una jornada muy esperada pero a la vez con ese toque de melancolía que marca el fin de la campaña ciclista, por lo menos en suelo europeo. Un espectáculo por sí solo, y al margen de la propia competición, es el recorrido del Giro de Lombardía, bordeando el majestuoso Lago de Como en varias ocasiones y recorriendo los pintorescos pueblos de esta región del norte de Italia que nos brinda magníficos paisajes. El clima se esperaba bastante suave para la época del año en la que estamos, y se han cumplido los pronósticos con un tiempo soleado en una zona tan lluviosa como es Lombardía. La Clásica de las Hojas Muertas, en referencia a su ubicación otoñal en el calendario, nos ha dejado los últimos instantes de buen ciclismo en esta campaña 2017, y que me perdone la Paris-Tours y su Avenida de Grammont.

La aventura de la jornada tomaba forma con seis corredores que llegaron a tener cerca de doce minutos de ventaja sobre el gran grupo, comandado por Bahrein-Merida y en ocasiones por algunos hombres del conjunto Cannondale. Ballerini(Androni), Van Rensburg(DDD), Rota(Bardiani), Le Turnier(COF), De Negri(NipoVF), Hofstede(Sunweb) fueron los integrantes de ese grupo que fue haciendo camino en la primera centena de kilómetros de este Giro de Lombardía. Pasadas las dos primeras cotas de la jornada el Colle Gallo y el Colle Brianza, la ventaja fue bajando paulatinamente según se acercaba la esperada ascensión a la legendaria Madonna del Ghisallo, la patrona universal de los ciclistas, un lugar de peregrinación para los amantes del deporte de la bicicleta.

Los seis aventureros se presentaban en las faldas de Ghisallo con apenas un minuto de ventaja y en ese momento se daba paso al comienzo de una carrera distinta. Tan solo el francés de Cofidis Leturnier aguantó en las primeras posiciones para coronar la subida. Y es que por detrás se formaban varios grupos salidos del pelotón cuando la carretera comenzó a mirar hacia arriba. El francés de AG2r Cherel y el belga de Quick Step Laurent De Plus tomaban la cabeza de carrera siendo el primero, el ciclista que pasó en cabeza por la Madonna de Ghisallo, con el repicar de las campanas que hacen de esta ascensión un auténtico santuario del ciclismo. Por detrás el esloveno Primo Roglic junto a Winner Anacona y Valerio Conti formaban el grupo de perseguidores con algunos de los restantes de la fuga de la jornada. La cosas empezaban a ponerse serias cuando quedaban menos de 60 kilómetros para la línea de meta en Como.

Otro de los momentos clave de la jornada iba a ser el paso por el corto pero violento Muro di Sormano, con rampas de hasta el 27% en apenas dos kilómetros de ascensión. Mikael Cherel que ya coronó en cabeza la Madonna del Ghisallo, hizo lo propio en Sormano, aventajando a sus perseguidores más inmediatos en medio minuto. Por detrás un reguero de corredores, con De Plus, Roglic o Leturnier entre otros. El pelotón con un bien posicionado Bahrein-Merida y todos los favoritos en él, perdía tan solo cincuenta segundos con la cabeza de carrera, con poco más de 45 kilómetros por delante para la resolución de la prueba. Después de un descenso complicado los ciclistas se encaminaban hacia la siguiente dificultad montañosa, la ascensión a Civiglio ya en las proximidades de Como, para acabar con San Fermo della Bataglia que tiene ubicada la cima a tan solo cinco kilómetros para la línea de llegada. Precisamente en ese descenso se producía la nota negativa de la jornada. Laurent De Plus que hacía las veces de perseguidor de Cherel, se precipitaba tras un quitamiedos en una de las curvas de la bajada, saliendo la bicicleta disparada mientras el corredor desaparecía en el vacío. Afortunadamente su equipo, el Quick Step, informaba que el ciclista belga estaba fuera de peligro a pesar de que fue trasladado al hospital para realizar distintas pruebas de confirmación.

Alessandro De Marchi y Philippe Gilbert, casi nadie, se lanzaban en busca del escapado Cherel que tenía una ventaja interesante a falta de las dos últimas ascensiones del día. A ellos se unía un gran Peio Bilbao y juntos atrapaban antes de comenzar Civiglio, al francés de Ag2r. Cuatro hombres en cabeza con apenas medio minuto con el pelotón que iban a tardar poco en ser atrapados teniendo en cuenta el ritmo que se estaba ya imponiendo por detrás. Con el grupo de los favoritos compacto era cuestión de tiempo ver quién de ellos iba a poner el cascabel al gato, y fue Thibaut Pinot quien rompió la calma tensa tomando unos metros de ventaja.

Por detrás marchaban Quintana,Pozzovivo,Alaphilippe, Nibali y un sensacional Bernal, siendo el siciliano de Bahrein quien iba a mover el árbol en busca de Pinot. Desde entonces solo podemos hablar de una cosa, el recital de Vincenzo Nibali. Además de coronar Civiglio con unos metros de ventaja sobre Pinot, le pudimos ver abriendo gas en la bajada, trazando las curvas con una habilidad envidiable, solo a la altura de los mejores bajadores de la historia de este deporte. En la subida a San Fermo della Bataglia sacó incluso más tiempo a sus rivales y Thibaut Pinot fue absorbido por los perseguidores. Vincenzo Nibali cruzaba la línea de meta en Como ante la locura de sus compatriotas, en la que fue su victoria numero 50 como ciclista profesional y su segundo triunfo en el Giro de Lombardía, tras el conseguido hace dos temporadas. Por detrás Alaphilippe entraba en segunda posición como buen coleccionista de puestos de honor que ha sido durante esta temporada, a falta de una ya merecida victoria. La lucha por el tercer puesto se ha visto involucrada en polémica, con Gianni Moscon (polémica Moscon? Qué raro verdad) superando a Pinot y el francés reprochándole que se había visto cerrado por él.

Las conclusiones que podemos sacar después de disfrutar del ultimo monumento de la temporada ciclista en carretera, es que hemos visto a un Vincenzo Nibali superior, con un objetivo muy claro de victoria, no corriendo el pasado jueves la Milan-Turin para no arriesgar nada en su preparación hacia la misma. Decepcionante Michal Kwiatkowski que apenas se le ha visto en los puestos delanteros siendo el citado Moscon y el propio Mikel Nieve (7º al final)las bazas del conjunto Sky. Nairo Quintana a pesar de estar en las primeras posiciones no ha estado a la altura de Nibali en la ascensión a Civiglio, momento decisivo en la carrera. Por otra parte poder ver a su compatriota Egan Bernal en las posiciones de honor en los momentos determinantes de la carrera es una muestra de la calidad que atesora este joven y prometedor corredor colombiano que el año que viene correrá en las filas del conjunto Sky.

ALBERTO DIAZ CABALLERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *