,

André Cardoso, a la sombra de Rui Costa

El ciclismo, como muchos otros ámbitos, se mueve por modas. Los colombianos, no cabe duda, son la más reciente e importante, pero no la única. Encabezados por el campeón mundial, es cuestión de tiempo que los portugueses comiencen a copar las plantillas. Entre ellos se encuentra André Cardoso, que realizó una muy buena Vuelta y se ha ganado el pase a un equipo World Tour, el Garmin.

 

De 57 kilos, el escalador de Gondomar fue una de las puntas de lanza del Caja Rural que disputó la pasada ronda española, con el que estuvo muy cerca de ganar la etapa de Peyragudes. Lamentablemente perdería el tren una vez que iniciado el descenso se marchó su compañero de aventura, el francés Geniez, ganador en la cima pirenaica.

No ha sido su primera participación, ya que en 2012 debutaría en una grande. Sin embargo, sería en su segundo intento cuando conseguiría llamar la atención de equipos de mayor categoría.

Ha sido tanta la constancia que ha mostrado que no ha sido la del conjunto americano la única que ha recibido para hacerse con sus servicios. Veremos qué tal se le da el periplo por la máxima categoría a un ya experto de las carreteras portuguesas, donde ha desarrollado toda su carrera.

Lo mejor que ha conseguido el buen ciclista de Sao Cosme es una etapa en la Volta a Portugal de 2011, edición conquistada por Ricardo Mestre. Se llevó la etapa reina, la que finalizó en el clásico Alto da Torre. Ahí se ganó el pase al conjunto español, el Caja Rural, donde se ha mantenido dos años cumpliendo papeles muy interesantes.

Más noticias:

Damiano Cunego, el impredecible

Hernández, la espalda del ídolo

Contador, Nieve, Rodríguez… la variedad del escalador español

Reto 1m50, el diario de una gesta

Ion Izagirre, hombre de clásica

Nairo Quintana, el miedo a ganar

Horner, el corredor del millón de euros

Delgado, Pino y el pendiente de Millar

Visconti, ramalazos de clase

El único defecto de Indurain

Recorridos: descendiendo el río Sil

La antigua Copa del Mundo

Purito y los viajes muertos a la orilla

Jens Voigt, el pacto con el diablo

Jesús Ezquerra, el ejemplo del mal momento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.