Coll de Pradell, el dinosaurio aficionado al ciclismo

La reciente apertura del Centro de Interpretación de Fumanya (y su aparcamiento aledaño) nos lleva a especular sobre el aprovechamiento que se le podía dar como final de etapa.

Y es que parecería como hecho aposta que hace millones un dinosaurio dejase sus huellas justo en la cima de uno de los puertos más interesantes de Cataluña. Su descubrimiento ha llevado a la creación de un centro de interpretación que cuenta con una zona de aparcamiento de visitantes amplia y en perfecto estado. La presencia de estas instalaciones permitirían albergar la meta de cualquier carrera, con la posibilidad incluso de plantear circuitos, que atraen al espectador que puede ver el paso de los corredores varias veces.

 cercs-pradell

Como ejemplo queremos presentar un final de etapa que incluye un primer paso por meta dentro de la ascensión completa al Coll de Pradell. La bajada sería hasta la altura del camping El Bergueda, donde se giraría en dirección a El Jou y Sant Corneli, donde se volvería a la subida de Fumanya, que no se afrontaría completa pero que para final de etapa y con el paso previo por Pradell serviría de puntilla para los corredores que no se encontrasen al cien por cien.

Y todo gracias al paseo que en su día se dio un dinosaurio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.