,

Contador recupera el número 1

No se trata de la clasificación del UCI World Tour, que también, sino que su vuelta al primer nivel llega más allá. El pinteño finalmente no ha ganado la Dauphiné, pero ha dado un aviso de que es el máximo favorito a ocupar el lugar más alto del podio de París el próximo 27 de julio. Tras las exhibiciones mostradas por Nairo Quintana en el Giro de Italia, se le había concedido al colombiano el bastón de mando dentro del ciclismo mundial. Tras esta carrera parece que Contador ha podido dar el golpe de efecto que llevaba buscando tras su sanción. 

La derrota ante Talansky no trastoca sus sensaciones, más allá de una mala relación que tiene con la carrera preparatoria para el Tour, la cual no ha podido ganar aún. En 2009 no le prestó atención a la general y se dedicó a probarse de cara a la gran ronda francesa. Aún así terminó tercero. En 2010 sí intentó ganar, pero se encontró con la inesperada fortaleza de un correoso Brajkovic, que después no supondría un gran rival en las tres semanas posteriores. En 2013 su estado físico no le permitió ni siquiera acercarse a las primeras plazas ni a Froome, que arrasó.

Pero no deja de ser una carrera de preparación más, pese a lo ambicioso que es el español, que intentó por todos los medios añadirla a un palmarés muy completo de por sí. En cambio su condición le eleva a máximo favorito de cara al Tour, el papel que a él le gusta y con el que siempre se ha sentido cómodo, más aún cuando dispondrá de un auténtico equipazo en Tinkoff-Saxo, con Kreuziger como segundo de a bordo.

Esa conquista es suya, sin lugar a dudas. Froome partía como el rival a batir casi de forma incuestionable. Desde su exhibición en el pasado Tour, apenas había coincidido en la Volta a Catalunya, en la que Contador fue segundo y el británico sexto, tras tomar la salida con problemas de salud, un resultado que no computaba realmente la diferencia entre ambos contendientes. Sin embargo, este duelo estaba anunciado como el prólogo del Tour, una semana en la que mostrar las cartas que serían defendidas durante el mes de julio. Acabada la Dauphiné, queda claro que la batalla entre los dos capos ha sido ganada por el líder del Tinkoff-Saxo, que ha derrotado claramente al del Sky, al que incluso se le añaden polémicas extradeportivas.

Un panorama en el que se adivinan muchas pequeñas batallas en la inminente Grande Bouclé. Un apasionante escenario en el que debe estar más atento que nunca porque todos volverán a correr de nuevo contra él, el gran favorito. Contador ganó la Vuelta en 2012, pero lo hizo por ser el más listo, no el más fuerte, honor que incluso él reconoció a ‘Purito‘, al que arrebató el rojo por un ataque de unas características similares a las que le arrebataron el amarillo de su espalda en Dauphiné.

L.S.

One Response
  1. Supercompensación, concentración en los Dolomitas, pendientes de dos dígitos en San Pellegrino, pensar el equipo del Tour como en una manada de lobos..y a callar bocachanclas, abrazafarolas, taraos en particular y frikis del lado oscuro (tirando a gay) de la fuerza, en general. ^ ^

    THE GREAT ONE IS BACK

    ……. y lo sabes!!

    jojojo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *