, ,

Desde Holanda con amor

Tres etapas, tres, tendrá la Vuelta en la lejana Holanda. Pero no será sino el inicio de una de las ediciones más internacionales que se recuerdan. Y más montañosas. Holanda, Francia y Portugal, nada menos que tres países (además de España) y además con algunas de las principales señas montañosas de cada uno de ellos.


En Holanda se dará el pistoletazo de salida con una crono por equipos que dan paso a dos jornadas planas por el pais de los tulipanes. Tras un descanso y largo traslado la carrera se reinicia en Euskadi, con una etapa. La primera, la subida clásica a Arrate, primer punto para comprobar el estado de forma de los equipos. Acto seguido sigue la montaña con la subida a San Miguel de Aralar, un primera muy duro cuya cima queda cerca de la meta en Lekumberri. No desaparecerá la montaña, pues la siguiente etapa acaba de nuevo en alto, en la Laguna Negra de Soria, un alto de Segunda categoría. Dos jornadas de transición, aunque atención a la Segunda de ellas, con zonas muy difíciles, antes de poner el broche al primer gran bloque con visita a Francia para terminar la etapa con la subida a Tourmalet tras Aubisque. Ambos puertos ya han sido visitados por la Vuelta aunque el primero como puerto de paso. Etapa corta pero de gran exigencia antes del segundo descanso.

Pero no se han quemado todas las naves. Nada más reemprender la ruta nuevo final en alto, estrenando Moncalvillo en La Rioja antes de una etapa con final incierto en Valdegovía, afrontando Orduña (un buen primera) cerca de meta. Etapas de transición en Palencia y en Cantabria para afrontar el dúo de etapas asturianad. La primera, la etapa reina con Cobertoria, San Lorenzo y Farrapona. La segunda menos dura pero con el Angliru como decisivo. Nada menos que el Angliru.

Descanso y etapa clave. Contrarreloj individual en Ezaro. La única de la carrera. Poco más de 30 kms absolutamente llanos y subida final al mirador de Ezaro, para que los escaladores compensen las pérdidas…. si pueden. Etapa en Órense, quebrada y llanas en Oporto y Ciudad Rodrigo antes de La etapa de media montaña con final en alto en la Covatilla y el paseo por Madrid.

Una vuelta que acumula dureza entre las jornadas 4 y 16 y que repite un esquema conocido, dejando pasar oportunidades de hacer jornadas complicadas en puntos clave, posiblemente condicionada por el calendario marcado por los Juegos Olímpicos.