,

El gran pecado de Euskaltel

A punto de finalizar el año 2013, el gran suceso del ciclismo español es la caída del equipo más veterano del panorama World Tour. Un hecho que se veía venir desde hacía un tiempo, cada vez con más problemas para continuar año tras año y con cada vez menos recursos para convencer a los mejores valores de su cantera. 

Sin embargo, el aficionado vasco y la institución vasca siempre se han implicado incluso por encima de sus posibilidades por defender el ciclismo en Euskadi. Lo hicieron hasta el punto que pudieron por la Itzulia y año tras año lo han hecho por Euskaltel. Sin embargo, la dirección del conjunto naranja se encontró ante la disyuntiva de renunciar a esos ideales que habían logrado tanto apoyo, o seguir adelante en la máxima categoría.

Pasado el tiempo y visto con perspectiva, tal vez hubiese sido mejor renunciar al World Tour y haberse sostenido en un nivel inferior. La única diferencia hubiese sido no tener segura la presencia en la salida del Tour de Francia. Pero, pensando en la marea naranja que viste los Pirineos año tras año, hubiese sido una decisión política fácil de tomar.

Entonces se eligió seguir cueste lo que cueste en la máxima categoría. Para ello se firmaron corredores extranjeros y no formados en la cantera vasca, anteriormente una excepción muy concreta. Esta decisión no sembró buena crítica entre los corredores, que firmaron un manifiesto contra este movimiento. El aficionado tampoco asimiló un cambio tan radical.

En cuanto ha llegado el siguiente problema para continuar un año más, ha llegado el adiós. Los corredores han esperado, fieles, al posible relevo, pero a condición de mantener muchos privilegios de los que nadie ha querido hacerse cargo. Una lástima dejar morir así un proyecto con tanto arraigo y tanta importancia.

Más noticias:

¿Qué deporte es más duro que el ciclismo?

La gran caída de Kruijswijk

Ciclismo en el reino de los cielos

El segundo duelo entre Olano y Escartín

Cookson otorga el número uno a Purito

André Greipel y la París-Roubaix

Michael Albasini, el multiusos suizo

Ciclismo bajo cero

Recorridos ciclistas: ronda a Ronda

Gorka Izagirre, a las puertas de la definición

Ciclismo altruista, esclerosis múltiple

Crisis, ¿enemiga de la bicicleta?

Bernard Hinault, el campeón total (parte IV)

Michael Rogers, el cerebro

5 Responses
  1. Buen artículo, pero no estoy de acuerdo con una cosa: ¿Pasado el tiempo y visto con perspectiva? Hace un año y pico prácticamente todo el mundo ya veía clarísimamente que era mejor irse a Conti-Pro y seguir igual que montar el engendro que querían montar.

    Y digo prácticamente todo el mundo, porque los únicos que no lo veían eran los gestores de Euskaltel, los gestores del equipo y algún megalíder del equipo. Y claro, la parafernalia periodística al servicio de los anteriores (como Urraburu o Ainara Hernando) que no sé si no lo veían o les iba en el sueldo no verlo. .

  2. El problema es que se nos olvida lo que quieren quienes ponen la pasta y Euskaltel no quería ser proconti, era o world tour o nada.

    Era un equipo que con su filosofía era complicado encontrar marcas comerciales capaces de patrocinarle, debían de ser como Euskaltel, con su mercado reducido al territorio vasco, es una pena que desapareciera pero es lo que hay en estos tiempos, queda agradecerles todos los años que han estado ahí poniendo dinero en el ciclismo.

  3. Esta claro que con Madariaga el equipo no hubiera desaparecido. Los equipos de segunda division muchas veces juegan con los de primera y a veces tambien ganan……

  4. No entiendo como se puede ser fan de un equipo que lleva com premisa fundamental un tufo de la hostia a xenofobia y a paletismo. No era buena cosa para el deporte, tampoco no pocos de sus seguidores eran un buen ejemplo, no lo eran y es que hablaban mucho de la marea naranja pero la realidad era que otra marea mas siniestra, en intersección con la primera, acompañaba al equipo, con la de la bandera de el truño y las flechas y utilizaba las carreras como método de propaganda de reivindicaciones extrañas (pedir privilegios penitenciarios para delincuentes encarcelados por delitos muy graves es politizar..o algo peor) y politizar (o algo peor) en el Aubisque o en el Larrau, politizar el ciclismo, debería estar terminantemente prohibido incluso en el País Vasco. Es por pedir eh!.. que ya sé que no, pero oye.. que alguien tiene que decirlo. NO, no está bien. Nadie puede decir que es mentira lo que digo. Merci bien, merci beaucoup mes amis por darme la oportunidad de expresarme, un saludo a tod@s, yo también os quiero, con locura ( lo juro, pero solo en casos muy concreta :P)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.