Scarponi, la gris regularidad

Comenzó en otro perfil, con más explosividad y menos capacidad escaladora. Pero conforme ha ido dedicando sus esfuerzos a las grandes, y en concreto al Giro, su estilo se ha ido tornando del gris más resultadista. De este modo ha obtenido la victoria nominal en la corsa rosa pese a no haber lucido la maglia de líder.

Después, ya como líder de un gran equipo como Lampre, no podría ni pisar el podio. A veces por falta de fuerza y otras por querer dejar para el último momento el ataque.

El conservadurismo a la larga se paga y muy caro. Pese a ganar, que sólo te reconozcan en el palmarés es una forma de haber perdido. Michele cada vez cuenta menos para las generales y ahora afronta una nueva aventura como gregario. Pese a todo no dejará de probar en el Giro, donde es fácil que termine en un buen puesto, pero a base de regularidad y poca brillantez, en su estilo.

Sin embargo, mostró un espíritu peleón en la pasada Vuelta que podría hacerle cambiar en sus objetivos. Las victorias de etapa conseguidas tras una buena demostración le ayudarían a cambiar esa fama de reservón que tiene en la actualidad.

En 2014 volverá al Tour, aunque sea para ser gregario de Nibali. Es un papel en el que se le ha visto pocas veces. Una reinvención que se puede combinar con la anterior.

Más noticias:

Carlos Betancur desafía al Tour

Con Antón y sin Marque, así es el Movistar 2014

Carlos Sastre, la osadía con premio

Indurain y la tortura del Mortirolo

¿Qué deporte es más duro que el ciclismo?

La gran caída de Kruijswijk

El gran pecado de Euskaltel

El segundo duelo entre Olano y Escartín

Cookson otorga el número uno a Purito

André Greipel y la París-Roubaix

Michael Albasini, el multiusos suizo

Ciclismo bajo cero

Recorridos ciclistas: ronda a Ronda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.