,

Entrevista a Ivan Basso: "Mi ídolo siempre fue Indurain"

El veterano escalador italiano no ha tenido su mejor temporada. Sin embargo, no pierde su visión positiva sobre el ciclismo y la propia vida, sin dejar de reconocer alguna sombra en su pasado que ya ha quedado en el olvido. En 2014 debería recuperar el calendario que el año que recientemente ha terminado no pudo llevar a cabo. 

Con Sagan dedicado a las clásicas y pruebas de menor duración, Ivan tiene la oportunidad a sus 36 años de liderar a todo un equipo World Tour en las grandes vueltas, algo que no muchos pueden decir incluso en edades de plenitud física. En las carreras de tres semanas ha obtenido los buenos resultados que le han llevado a la fama.

Salvo su primer Giro (1999) y Tour (2001), sólo no ha finalizado una grande en la que ha salido en la pasada Vuelta, donde el frío le atenazó hasta tal punto de bajarse de la bici camino de la Collada de la Gallina. Precisamente el frío y los descensos han sido el mayor punto flaco de un ciclista que mejoró en su plenitud deportiva en la contrarreloj.

DLC: Valkenburg, 1998, campeón del mundo sub-23. Sin embargo, no te has dedicado a las clásicas. 

Ivan Basso: Comencé trabajando para las grandes vueltas y al obtener buenos resultados me dio moral para seguir por este camino.

DLC: Un año después de aquello fue tu debut en el Giro. ¿Qué recuerdas?

IB: Han pasado ya muchos años y es difícil resumirlo. Prefiero concentrarme en los objetivos de ahora que pensar en algo tan pasado.

DLC: En el Tour debutaste de la mano de Jalabert, pero te caíste y tuviste que abandonar. ¿Llegaste a pensar que no era una carrera para ti?

IB: No, simplemente el deporte es así y no se puede cambiar. Algunas veces te pasan cosas buenas, otras cosas malas. Sin más.

DLC: Te centraste tanto en el Tour, de hecho, que te llegaron a criticar en Italia. ¿Sentiste esa presión en 2005?

IB: No. Ya anuncié en su momento que en aquel 2005 iba a competir en la carrera de mi país después de haber sido segundo en el Tour 2004.

DLC: En aquel Giro sufriste lo indecible en el Stelvio y perdiste la carrera. ¿Ha sido tu peor día sobre la bici?

IB: No lo sé, puedes pasar un mal día, pero siempre debes mirar hacia delante. Sin embargo, aquel año salió bien, ya que fui segundo en el Tour.

DLC: Debutaste en la Vuelta en 2009. ¿Qué te pareció? Quedaste cerca del podio…

IB: Muy buena. El único problema es que cuando haces Giro o el Tour siempre va a penalizar la tercera. Tres grandes es imposible. Bueno… dos se pueden hacer, pero Tour y Vuelta según está el calendario es complicado.

DLC: ¿Tu carrera soñada?

IB: El Tour, por supuesto.

DLC: ¿Qué sentiste al levantar el trofeo de ganador del Giro 2010?

IB: Para mí es un recuerdo muy bueno. No recuerdo absolutamente nada (risas). Ha sido tan bonito el después que tras una época negra en mi vida personal y profesional que pienso que lo mejor es volver a empezar con la gente que te quiere y dejarte la piel por ser de nuevo el más fuerte.

DLC: ¿Ídolos? ¿Algún italiano?

IB: Indurain -sin dudar-. Italianos hay muchos. Moser, que es el primero que se me viene a la memoria. Después está la etapa de Bugno. Pero mi ídolo de siempre ha sido ‘Miguelón’. Aún todavía cuando le veo de cerca me emociona.

DLC: ¿Hasta cuándo tenemos Ivan Basso?

IB: Aún estoy joven. Hasta cuando me sienta mayor (risas).

Más noticias:

Frank Schleck empieza su año clave

Muro de Gaintza, punto caliente de la Itzulia 2014

Beñat Intxausti, the next best thing

Jonathan Hivert, nuevo corredor de Belkin

La superstición de Bauke Mollema

Monte do Castrove, final de etapa en la Vuelta

¡Bici! ¡Toro! 

Euskaltel, la historia de un pueblo que ama el ciclismo

Rupérez, el antecesor de Perico

Navidad, ¿enemiga del ciclista?

Pantano, el otro Quintana

DLC Pro Magazine nº15

¿Cuál es la imagen ciclista del año? ¡VOTA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *