, ,

Entrevista a Olatz Odriozola

olatz  

 

OLATZ ODRIOZOLA: «LUCHO PARA QUE SE HAGAN LAS COSAS BIEN».

 

Entrevistamos a Olatz Odriozola (Urnieta, 1983) que nos recibe en el salón de su casa que rebosa de trofeos y txapelas suyas y de su pareja, el también ciclista Asier Arregi. La corredora del equipo “Bizikleta.com” cuenta con una exitosa trayectoria en el mundo del ciclocross y el mountain bike.

  

 

OLATZ ODRIOZOLA: «LUCHO PARA QUE SE HAGAN LAS COSAS BIEN».

 

Entrevistamos a Olatz Odriozola (Urnieta, 1983) que nos recibe en el salón de su casa que rebosa de trofeos y txapelas suyas y de su pareja, el también ciclista Asier Arregi. La corredora del equipo “Bizikleta.com” cuenta con una exitosa trayectoria en el mundo del ciclocross y el mountain bike.

 

Texto y fotos: Yon Suinaga.

 

¿Quién es Olatz Odriozola como ciclista?

 

«Los mayores logros que he tenido son campeonatos de Gipuzkoa y de Euskadi y, a nivel estatal, un tercer puesto en maratón de mountain bike, dos tercer puestos en ciclocross, un campeonato de España de Team Relay en ciclocross el año pasado en Segorbe, un segundo puesto también en Team Relay de ciclocross este año en Gijón y también algún segundo puesto en Team Relay de mountain bike. Este año tuve la oportunidad de correr en el extranjero en Bélgica, en Gavere, era la primera carrera internacional que corría fuera. La verdad es que me salió  una carrera muy buena, hice un top-ten, décima, y la verdad que muy a gusto. Luego, la segunda vez que fui a Bélgica fue a correr una Copa del Mundo y hay las cosas se me torcieron un poco, lo tenía complicado porque salía desde atrás y creo que hice la 42, conseguí terminar la carrera y a gusto con eso, pero igual quería hacer mejor puesto».

 

¿Cómo llega una chica a ser ciclista?

 

«Soy una ciclista que empecé a andar en bici hace unos once años, más bien por casualidad. Siempre he hecho deporte; antes había hecho fútbol, voleibol, tenis de mesa… A raíz de una lesión, como rehabilitación, empecé a andar un poco en bici y el conocer a Asier fue lo que me hizo luego meterme más en el mundo de la bici. Al principio fue solamente un hobby que luego me ha creado adicción. Comencé compitiendo en mountain bike y luego en ciclocross».

 

¿No te tienta la carretera?

 

«Carretera he hecho algo, pero no me viene muy bien el calendario. Luego, aparte, no me gusta mucho el ambiente que hay en carretera entre las corredoras y en la misma carrera. Además, creo que es más un deporte de equipo que no un deporte individual».

 

¿Cómo resumirías tu excelente actuación en la recién finalizada temporada de ciclocross?

 

«Aquí en Euskadi la verdad es que no he tenido ningún problema, he sido más que las demás, pero sí que a nivel estatal las asturianas han sido más que yo. Creo que la actuación mía ha sido buena porque he llegado en el mejor estado de forma que he conseguido hasta ahora, pero el problema creo que ha sido que no ha sido suficiente para ganar a las otras rivales. No es que yo haya llegado mal, yo he llegado mejor que nunca, pero no ha sido suficiente porque las demás también han llegado más fuertes».

 

 

 

Se respira muy buen rollo entre vosotras.

 

«Yo creo que lo bonito de este deporte es eso. Tenemos muy buen ambiente entre las chicas. Es cierto que cuando estamos en carrera salimos a competir, y ahí no miras quien es la que va al lado. Tampoco vas a hacerle daño ni nada de eso, pero sí que entras en la competición de la carrera. Fuera de la competición intentamos llevarnos muy bien».

 

¿Cuáles son tus objetivos ciclistas para el 2015?

 

«Los mismos que el año anterior. Ir preparando mountain bike, aunque ahora estoy más o menos de descanso, y llegar al campeonato de España de mountain bike lo mejor posible. Luego ya centrarme más bien en el ciclocross que es donde más ímpetu hago durante la temporada e ir a por el campeonato otra vez».

 

¿Y para más adelante?

 

«Voy paso a paso. Ya no me quedan muchos años en esto del ciclismo porque también tengo otras expectativas que no solo son la bici, jeje… Entonces, aprovecharé lo que me quede y ya está».

 

¿Algún sueño ciclista que te quede en el tintero?

 

«Pues ir a una Copa del Mundo y hacer una carrera que para mí sea buena».

 

Tu pareja sentimental es también ciclista. No habrá quien os aguante, hablando todo el día de ciclismo, jeje…

 

«Hombre, pues la verdad es que hablamos mucho de ciclismo, jaja… pero también hablamos de otros deportes y otras cosas. La verdad es que el que va con nosotros a algún sitio, ciclismo, oye; muchísimo además, pero bueno, jeje… ».

 

Ha surgido entre vosotras un movimiento que lucha por equiparar el ciclismo femenino al masculino, ¿tan mal estáis?

 

«Pues mira, a mí me ha sorprendido una cosa. Llevamos toda la temporada de cicloscross intentando mejorar la situación y luchando por la igualdad y llegamos a la última carrera y pasó una cosa que a mí no me gustó nada, fue la discriminación que se hizo a una chica cadete. Después de estar toda la temporada luchando por la igualdad que pase algo así… Se preguntó si había pódium para las tres ciclistas que habían hecho primera, segunda y tercera, se contestó que sí, se llamó a la corredora al pódium y una vez que estaba en el pódium se le hizo bajar porque se dijo que no había premio para ella. Una élite lo puede llevar mejor, pero para una cadete eso es muy fuerte. Además, ese día ella estaba mala, estaba con fiebre, llegó justo para la salida, pasó una miseria increíble y luego le hicieron pasar una vergüenza… Ella lo define así: “¡Qué vergüenza!”. Yo no lucho para que se tenga el mismo premio, sino para que se hagan las cosas bien».

 

 

¿Cuál ha sido tu día más feliz sobre la bicicleta?

 

«¡Joe! pues no lo sé, jaja… no tengo ni idea. Pues igual el año pasado en el Team Relay porque éramos un grupo y en el grupo estábamos Asier y yo, entonces, para nosotros, fue bonito».

 

¿Y el mayor sacrificio que has tenido que hacer por ser ciclista?

 

«¡Puf!, dejar otros hobbies. Estar menos tiempo con tus amigos, tus familiares… Es un estrés constante, para sacar hora y media de entreno tienes que sacrificar todo el día entre el trabajo y todo. Luego, otras actividades que tengas pues también tienes que dejar en un segundo plano».

 

No tiene que ser fácil compaginar la bici con tu trabajo de dependienta en una herboristería.

 

«Es complicado, sobre todo por el horario, entonces intentas sacar el tiempo de donde puedes. Normalmente intento entrenar hora y media o lo que me dé al mediodía. Hay veces que si no me ha dado tiempo, o según como haya andado, igual a la noche puedo hacer 45 minutos de rodillo o lo que sea».

 

Fuera de la bici, ¿qué es lo que te gusta?

 

«Cualquier otro tipo de deporte, yo soy mucho de deporte, jaja… También me gusta leer, ir a las rebajas, a tomar un trago… pero lo que más me gusta es el deporte».

 

Por último, un titular sobre ti que te gustaría leer.

 

«¡Qué he sido campeona de España!».

 

Texto y fotos: Yon Suinaga.

 

¿Quién es Olatz Odriozola como ciclista?

 

«Los mayores logros que he tenido son campeonatos de Gipuzkoa y de Euskadi y, a nivel estatal, un tercer puesto en maratón de mountain bike, dos tercer puestos en ciclocross, un campeonato de España de Team Relay en ciclocross el año pasado en Segorbe, un segundo puesto también en Team Relay de ciclocross este año en Gijón y también algún segundo puesto en Team Relay de mountain bike. Este año tuve la oportunidad de correr en el extranjero en Bélgica, en Gavere, era la primera carrera internacional que corría fuera. La verdad es que me salió  una carrera muy buena, hice un top-ten, décima, y la verdad que muy a gusto. Luego, la segunda vez que fui a Bélgica fue a correr una Copa del Mundo y hay las cosas se me torcieron un poco, lo tenía complicado porque salía desde atrás y creo que hice la 42, conseguí terminar la carrera y a gusto con eso, pero igual quería hacer mejor puesto».

 

¿Cómo llega una chica a ser ciclista?

 

«Soy una ciclista que empecé a andar en bici hace unos once años, más bien por casualidad. Siempre he hecho deporte; antes había hecho fútbol, voleibol, tenis de mesa… A raíz de una lesión, como rehabilitación, empecé a andar un poco en bici y el conocer a Asier fue lo que me hizo luego meterme más en el mundo de la bici. Al principio fue solamente un hobby que luego me ha creado adicción. Comencé compitiendo en mountain bike y luego en ciclocross».

 

¿No te tienta la carretera?

 

«Carretera he hecho algo, pero no me viene muy bien el calendario. Luego, aparte, no me gusta mucho el ambiente que hay en carretera entre las corredoras y en la misma carrera. Además, creo que es más un deporte de equipo que no un deporte individual».

 

¿Cómo resumirías tu excelente actuación en la recién finalizada temporada de ciclocross?

 

«Aquí en Euskadi la verdad es que no he tenido ningún problema, he sido más que las demás, pero sí que a nivel estatal las asturianas han sido más que yo. Creo que la actuación mía ha sido buena porque he llegado en el mejor estado de forma que he conseguido hasta ahora, pero el problema creo que ha sido que no ha sido suficiente para ganar a las otras rivales. No es que yo haya llegado mal, yo he llegado mejor que nunca, pero no ha sido suficiente porque las demás también han llegado más fuertes».

 

 

 

Se respira muy buen rollo entre vosotras.

 

«Yo creo que lo bonito de este deporte es eso. Tenemos muy buen ambiente entre las chicas. Es cierto que cuando estamos en carrera salimos a competir, y ahí no miras quien es la que va al lado. Tampoco vas a hacerle daño ni nada de eso, pero sí que entras en la competición de la carrera. Fuera de la competición intentamos llevarnos muy bien».

 

¿Cuáles son tus objetivos ciclistas para el 2015?

 

«Los mismos que el año anterior. Ir preparando mountain bike, aunque ahora estoy más o menos de descanso, y llegar al campeonato de España de mountain bike lo mejor posible. Luego ya centrarme más bien en el ciclocross que es donde más ímpetu hago durante la temporada e ir a por el campeonato otra vez».

 

¿Y para más adelante?

 

«Voy paso a paso. Ya no me quedan muchos años en esto del ciclismo porque también tengo otras expectativas que no solo son la bici, jeje… Entonces, aprovecharé lo que me quede y ya está».

 

¿Algún sueño ciclista que te quede en el tintero?

 

«Pues ir a una Copa del Mundo y hacer una carrera que para mí sea buena».

 

Tu pareja sentimental es también ciclista. No habrá quien os aguante, hablando todo el día de ciclismo, jeje…

 

«Hombre, pues la verdad es que hablamos mucho de ciclismo, jaja… pero también hablamos de otros deportes y otras cosas. La verdad es que el que va con nosotros a algún sitio, ciclismo, oye; muchísimo además, pero bueno, jeje… ».

 

Ha surgido entre vosotras un movimiento que lucha por equiparar el ciclismo femenino al masculino, ¿tan mal estáis?

 

«Pues mira, a mí me ha sorprendido una cosa. Llevamos toda la temporada de cicloscross intentando mejorar la situación y luchando por la igualdad y llegamos a la última carrera y pasó una cosa que a mí no me gustó nada, fue la discriminación que se hizo a una chica cadete. Después de estar toda la temporada luchando por la igualdad que pase algo así… Se preguntó si había pódium para las tres ciclistas que habían hecho primera, segunda y tercera, se contestó que sí, se llamó a la corredora al pódium y una vez que estaba en el pódium se le hizo bajar porque se dijo que no había premio para ella. Una élite lo puede llevar mejor, pero para una cadete eso es muy fuerte. Además, ese día ella estaba mala, estaba con fiebre, llegó justo para la salida, pasó una miseria increíble y luego le hicieron pasar una vergüenza… Ella lo define así: “¡Qué vergüenza!”. Yo no lucho para que se tenga el mismo premio, sino para que se hagan las cosas bien».

 

 

¿Cuál ha sido tu día más feliz sobre la bicicleta?

 

«¡Joe! pues no lo sé, jaja… no tengo ni idea. Pues igual el año pasado en el Team Relay porque éramos un grupo y en el grupo estábamos Asier y yo, entonces, para nosotros, fue bonito».

 

¿Y el mayor sacrificio que has tenido que hacer por ser ciclista?

 

«¡Puf!, dejar otros hobbies. Estar menos tiempo con tus amigos, tus familiares… Es un estrés constante, para sacar hora y media de entreno tienes que sacrificar todo el día entre el trabajo y todo. Luego, otras actividades que tengas pues también tienes que dejar en un segundo plano».

 

No tiene que ser fácil compaginar la bici con tu trabajo de dependienta en una herboristería.

 

«Es complicado, sobre todo por el horario, entonces intentas sacar el tiempo de donde puedes. Normalmente intento entrenar hora y media o lo que me dé al mediodía. Hay veces que si no me ha dado tiempo, o según como haya andado, igual a la noche puedo hacer 45 minutos de rodillo o lo que sea».

 

Fuera de la bici, ¿qué es lo que te gusta?

 

«Cualquier otro tipo de deporte, yo soy mucho de deporte, jaja… También me gusta leer, ir a las rebajas, a tomar un trago… pero lo que más me gusta es el deporte».

 

Por último, un titular sobre ti que te gustaría leer.

 

«¡Qué he sido campeona de España!».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *