Entrevista con Carlos Mazón, organizador de la Transibérica Bike Race 2018

Carlos, actualmente estás organizando la Transibérica Bike Race 2018, que comenzará este domingo en Bilbao. Esta carrera busca dar la vuelta a la Península Ibérica, pasando por checkpoints que son puntos representativos de España, Portugal y Andorra, tales como el Puerto de Cabús, el Pico Veleta, Torre y Finisterre.

Para comenzar la entrevista, ¿qué te motivó a organizar esta carrera?

Desde siempre me ha movido a coger la bici las ganas de aventura y conocer sitios nuevos. Aunque he ido descubriendo mis alrededores (Bilbao, Bizkaia, España, Europa…), hace dos años me lancé a una carrera similar “primigenia” (su segunda edición) en Estados Unidos, la Trans Am Bike Race. Fue una experiencia que me marcó y me animó a entrenar la larga distancia. Tras participar en la Transcontinental, tuve cierta nostalgia y pensé que en la Península Ibérica somos muy afortunados de tener un montón de climas diferentes, grandes montañas, costas… Nada que envidiar a Estados Unidos, salvo quizá la inmensidad de las distancias y las praderas interminables. Nada que ver con Castilla.

Se me ocurrió, que había que explotar la riqueza de nuestro entorno, animar a los extranjeros a disfrutar de nuestras carreteras (pese a lo que vivimos con el tema de atropellos).

¿Cuántos kilómetros tiene aproximadamente la ruta y cuánto tiempo habéis previsto que tardará el ganador?

El recorrido es abierto, por lo que es parte de la estrategia. Creo que es difícil bajar de 3.500 km y que el ganador deberá bajar de 9 días. Aunque dependerá del tiempo y las circunstancias.

¿Cuántos participantes tomaréis la salida en Bilbao?

Finalmente seremos 7, de 4 nacionalidades.

¿Podrías presentarnos a los favoritos?

Omar di Felice (Italia), con 30.000 km al año y con un buen palmarés en carreras de 3-4 días (con asistencia). Lleva ya un tiempo haciendo tiradas en solitario de 400-600 km y parece el rival más fuerte. Se dedica a andar en bici y tiene varios sponsor como Mavic, Willier y Sunnto.

Clinton Sumner (Sudáfrica), es entrenador personal, ha hecho alguna brevet 1.000 km y parece muy motivado. Aunque anunció que pretende hacer 450 km diarios y 7.000m de desnivel de media, se antoja complicado.

Yo mismo, aunque la experiencia me dice que andará sobre los 350 km, he tenido un año con bastantes altibajos, aunque he conseguido remontar bastante el momento de forma en los últimos meses. Quizá no sea el más fuerte, pero tengo la experiencia de haber completado varias competiciones similares, y de conocer el terreno (los 4 puntos de control).

¿Y de qué países son los cinco participantes restantes? ¿Podrías decirnos sus nombres para poder seguirlos durante la carrera?

#01 Sami Mariskainen (Finlandia)

#02 Javier Ortiz (España)

#03 Mak Humme (Alemania) [Retirado]

#04 Clinton Jean Sumner (Sudáfrica)

#05 Josep Tarrés (España)

#06 Efrén del Barrio (España)

#07 Carlos Mazón (España)

#08 Omar di Felice (Italia)

Se podrá seguir online en la página de Nonstoptracking

¿Por qué has elegido estos puntos?

Por ser representativos o emblemáticos.

Cabús, probablemente es “el gran desconocido” puesto que es una pista de tierra, que no muchos ciclistas habrán ascendido, menos aun por el lado ilerdense ya que sus últimos 17 km son de tierra. Creo que es muy bonito, y le da un poco de épica y aventura. La bajada es asfaltada y cerca de Andorra la Vella con varias tiendas de bicicletas. Se subirá el primer día (o segundo) así que la gente aun va fresca como para afrontar la dificultad de la pista, y aún quedará mucha carrera así que tampoco debería ser decisiva.

Veleta, es el techo “ciclable” más alto de Europa, con 3394 m se puede rodar prácticamente hasta la cima. La carretera acaba sobre la cota 3280 m. 44 km de subida al 6.5% creo que lo dicen todo.

Pico la Torre (Serra da Stela), la cima más alta de Portugal (continental), con 1993 m, y unas vistas increíbles, el nombre de la cima es por la torre que allí se encuentra, de 7 m para redondear la altitud de la montaña a 2.000 m.

Finisterre, finis terrae, donde acaba la tierra, el fin del mundo para los europeos. Fin del Camino de muchos peregrinos que van a Santiago, en plena Costa da Morte. El “parcour” en este caso es un segmento de 45 km entre Muros y Finisterre, para ver ese tramo de costa, transición entre las rías bajas y la Costa da Morte, espectacular en cuanto rías, calas, playas y acantilados.

¿Cómo piensas enlazar los checkpoints en el recorrido que harás? ¿Irás por lo más corto, aunque implique más montaña o rodearás buscando las planicies de Castilla, Valle del Ebro…? ¿Y cuál será tu estrategia?

Un compendio, lo malo es que tengo muchas alternativas con similitud de de desnivel/kilómetros. Por lo que la decisión última será en función del pronóstico del tiempo. ¡Y que ir por el norte de pirineos o por el Ebro con viento a favor o en contra puede suponer más de 6h en 500kms, cuando la diferencia de km es de apenas 20!

Pasa lo mismo para volver de Finisterre, por la costa o por Castilla. Castilla es un poco más llana… pero antes hay que cruzar Piedrafita, y Manzanar, por lo que el resultado global de metros es parecido. Tengo 20 km menos por la costa, pero 500 m más de desnivel. Habrá que valorar in situ cual es la mejor opción y estar preparado para afrontar ambas alternativas. Es maleable como el bambú.

¿Tienes pensado repetir la carrera en los próximos años?

Sí, es la idea. Pero viendo el miedo de la gente a una prueba “tan larga” quizá la recorte un poco y me estoy planteando otro tipo de pruebas, con el mismo espíritu, pero algo más cortas (600-1500 km).

¿Podrías darnos algún ejemplo de recorrido de “brevet” de 600-1500 km que tengas en mente?

De 600 me gustan las Super Randonneurs, recorridos de 600km y 10.000m de desnivel (considerados “de montaña” por tener un alto ratio de metros/km para este tipo de pruebas).

Más largas de Brevet 600, hay de 1.000, y super Brevets de 1.200 o más como la Madrid-Gijón-Madrid o la París-Brest-París, que no me atraen mucho sobre todo por el recorrido, bastante monótono y repetido (se va y regresa por el mismo sitio).

De repetir la prueba actual, ¿mantendrás estos puntos “originales” o buscarás ir variando año tras año?

Buscaría variar el recorrido, hay infinidad de sitios a los que ir. Puntos que marcar en el mapa y que sirvan de motivación parcial para el empacho de kilómetros que toca. Además de añadir otros puntos, creo que habrá más puntos de control, aunque suponga una complicación logística.

Hacer una cada año un recorrido temático diferente también es algo que me atrae. Unir lugares Patrimonio de la Humanidad, pueblos bonitos, Parques Naturales, o usar parte del Camino de Santiago.

Hacer el Camino Francés del tirón es algo que me gustaría hacer, quizá como una de esas pruebas de menor envergadura que se podría organizar en pretemporada. Son 800 km Non-Stop

Si vas variando los checkpoints cada año, ¿qué ideas tienes sobre cómo hacerlo?

Además de variar los puntos de control, creo que le daré una vuelta a la idea, que se parezca más a una Súper Brevet.

Quizá plantee alguna prueba “previa” propia, de menor kilometraje. Algún “challenge” para ir calentando motores, y que la gente se vaya animando al ciclismo de larga distancia SIN asistencia.

Creo que el “bikepacking” y el ciclismo en autosuficiencia está en auge, y aunque se pueda realizar a tu aire, creo que tiene una simbiosis muy buena con la competición*. Es un estimulante, para rodar más ligero, para ir más rápido.

No obstante, tengo mis dudas, creo que el termino competición está muy corrompido hoy en día. Me gustaría más hablar de reto o de “challenge”, una prueba más personal, donde de cabida a más gente con el espíritu libre del ciclismo de la larga distancia.

Completamente de acuerdo, lo bonito de la bici es superar retos personales, más que competir. Se puede hablar más de “competición contra uno mismo”. En línea con esto, ¿te planteas repetir la participación en la Transcontinental o en la TransAm para mejorar tus resultados y entrenar para próximas ediciones de la Transibérica?

La verdad es que me llama mucho, tengo ganas de repetir, quizá más la TransAm, porque me quedé con la espina de no haberla “disputado” al partir sin experiencia y muy conservador, aunque quizá resultó ser buena estrategia ya que acabé bastante entero, por lo que sí me gustaría repetir. Lo malo es que es mucho dinero y viajando sin tanta prisa se puede hacer mucho más barato (alforjas al uso, tienda de campaña, cocina). Al final, ir ligero supone tirar de VISA, y Estados Unidos es muy caro (a parte de los vuelos y demás), y por ahora no cuento con apoyos como para poder disputar una carrera sabiendo que he podido hacer lo mejor de mi mismo (sin estar coartado por temas económicos o de material). Es otra de las dificultades de este tipo de pruebas.

Muchas gracias, Carlos, y ¡mucha suerte con tu reto y con tu prueba!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *