Horner tiene pulso

El norteamericano se ha dejado ver en las primeras plazas de la Tirreno-Adriático, una prueba que se le dio bien en el pasado y en la que el ganador de la Vuelta ha demostrado que su fichaje por Lampre no ha sido para pasear su nombre y prestigio, sino para competir. 

El corredor de 42 años parece seguir queriendo brillar al máximo nivel, lo cual le honra. El primer objetivo que se le plantea al ciclista estadounidense es el Giro de Italia. En la cita transalpina será el líder de su equipo, si bien Ulissi contará con libertad para demostrar su talento.

Es un corredor históricamente tan irregular que aún no se puede afirmar que este año se lo vaya a tomar realmente en serio. No hay que olvidar que precisamente en esta carrera fue segundo en 2012 y después no obtendría ningún resultado a esa altura. Sí es buen síntoma, sobre todo de cara al mes de mayo.

Después querrá lucir el dorsal número uno de la Vuelta, aunque tendrá que compartir a buen seguro la responsabilidad con otros corredores. Sin embargo, ser el último ganador de la carrera le dará ventaja de partida en cuanto al reparto de galones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *