La gran caída de Kruijswijk

Referencias eternas de un ciclismo que fue mucho y es, aunque sepultado por enormes expectativas. El corredor de Belkin ha pasado un año sin dar mayor noticia que su ausencia en las carreras.

Buen escalador que deslumbró en el Giro hace ya varias temporadas, sigue despertando confianza en sus dirigentes, aunque se estrella de futura gran figura se comienza a disipar.

Uno de muchos, una decepción más que añadir a la lista de holandeses aspirantes a todo. Igual que Mollema sí ha encontrado su lugar en las grandes vueltas, su joven compañero aún debe buscarlo.

Como bien han hecho otros muchos como Voeckler o Moncoutié, quizás sea más práctico que busque un cambio de estilo, así como Gesink, desesperado una y otra vez por encontrar sitio en las grandes vueltas, estrellado siempre contra el mismo muro y dejando pasar las temporadas más o menos en blanco, más notorio por lo que podría ser más que por lo que realmente es.

Más noticias:

¿Qué deporte es más duro que el ciclismo?

El gran pecado de Euskaltel

Ciclismo en el reino de los cielos

El segundo duelo entre Olano y Escartín

Cookson otorga el número uno a Purito

André Greipel y la París-Roubaix

Michael Albasini, el multiusos suizo

Ciclismo bajo cero

Recorridos ciclistas: ronda a Ronda

Gorka Izagirre, a las puertas de la definición

Ciclismo altruista, esclerosis múltiple

Crisis, ¿enemiga de la bicicleta?

Bernard Hinault, el campeón total (parte IV)

Michael Rogers, el cerebro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.