, ,

El segundo duelo entre Olano y Escartín

Cuando ambos eran ciclistas profesionales se veían las caras a lo largo del calendario español y en las grandes citas de tres semanas, donde ambos rondaban los podios con bastante asiduidad. Marcaron la época post-Indurain, tomando el relevo de los cinco años más exitosos del ciclismo español. 

Ahora el aragonés ha cubierto el puesto del vasco en la organización de la Vuelta a España. Tras el despido de Abraham y la contratación de Fernando comienza otra carrera, la de la comparación. Los matices o ligeras variaciones en el recorrido de la ronda española se prestarán a las críticas o alabanzas al anterior trabajo del ex ciclista de la ONCE, Banesto y Mapei.

Como corredores comenzaron juntos, en el CLAS de Rominger. Uno fue destacando como líder de forma progresiva y el otro como escalador al servicio del suizo. En 1995, incluso, y con la firma de Escartín por el Kelme, la no alineación del de Biescas en la Vuelta de aquel año fue clave en la inferioridad de Olano ante Jalabert, si bien el galo estuvo incontestable.

Después se vieron las caras, ya como líderes de sus respectivos equipos. Sería en 1997 cuando se enfrentasen más directamente. En el Tour fueron cuarto (Olano, ya en Banesto) y quinto (Escartín), con buenas actuaciones en la crono y en la montaña. En la Vuelta el escalador subió al segundo peldaño del podio, pero el de Anoeta abandonó en Sierra Nevada.

Al año siguiente, Abraham se hizo con la general de la Vuelta, su única grande, por delante de su antiguo compañero. En el Tour de 1999 se volvieron a enfrentar, con un recorrido sin mucha montaña y propicio para los contrarrelojistas. Sin embargo, sería Escartín el que se subiría al cajón de París, logrando además una victoria de etapa épica en Piau Engaly de las que hacen historia.

Tras la caída y abandono de ambos en la Vuelta de aquella temporada, sólo Olano volvió a estar en el podio de una grande, aunque en circunstancias un tanto especiales como fue el Giro 2001. De ahí al ocaso de forma escalonada, aunque inevitable. La generación posterior a Indurain había dejado paso a otra nueva encabezada por Beloki. En 2005 Abraham sería nombrado director técnico de la Vuelta. Escartín se añadiría más tarde como asesor deportivo.

Más noticias:

¿Qué deporte es más duro que el ciclismo?

La gran caída de Kruijswijk

El gran pecado de Euskaltel

Ciclismo en el reino de los cielos

Cookson otorga el número uno a Purito

André Greipel y la París-Roubaix

Michael Albasini, el multiusos suizo

Ciclismo bajo cero

Recorridos ciclistas: ronda a Ronda

Gorka Izagirre, a las puertas de la definición

Ciclismo altruista, esclerosis múltiple

Crisis, ¿enemiga de la bicicleta?

Bernard Hinault, el campeón total (parte IV)

Michael Rogers, el cerebro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.