,

La reconversión de José Joaquín Rojas

Nunca ha demostrado ser un ganador, pero la cercanía al podio le abría un horizonte nuevo, el de sacar provecho a su gran regularidad. A un sólo segundo estuvo de subir al cajón de una prueba del prestigio de París-Niza. Sin embargo, Arthur Vichot se le adelantó en meta cuando tenía todo de cara, arrebatándole el triunfo parcial y la tercera plaza de la general. 

No es mal resultado, en cambio, para el murciano, que debe ver esta carrera como una posible opción a seguir en el futuro. Aunque los mejores sprinters no se encuentren en liza, parece que el de Movistar corre contra un muro que le impide levantar los brazos. Pero, por otra parte, esa regularidad en puestos tiene muchas formas de ser aprovechada.

En las generales de este tipo de carreras sin una gran etapa de montaña, puede ofrecer al equipo ese perfil. Si además hay bonificaciones, gana enteros. Pero parece que ante tanto talento como hay en su equipo, volverá al rol de sprinter de segunda fila. Una lástima, ya que tiene condición para conseguir muchas más cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *