Marcel Kittel, ángel y látigo

El velocista revelación de 2013 se ha convertido en una estrella y una referencia pese a su juventud. En la temporada de su explosión ha dado la razón para existir a la idea de Argos-Shimano, una idea muy noble de basar sus expectativas en las llegadas masivas y las realidades creadas a través de su mismo equipo. Un gran espaldarazo a su filosofía, cuyos resultados se basaron demasiado en los de Degenkolb.

Una alternativa, también alemana, que les permitirá tener razones de peso para acudir a todas las carreras con opción. Kittel es, hasta que se demuestre lo contrario, el hombre a batir. Es cierto que la Vuelta no tuvo apenas llegadas masivas y que el Giro estuvo tiranizado por Cavendish. Pero Marcel ganó a todos los mejores, además en cinco ocasiones. Nada de casualidades o de un día bueno.

Necesita mejorar un poco en las subidas, ya que así su equipo sufriría menos incertidumbre de cara a la llegada. Y ganaría muchas más pruebas. En ese sentido es más Cavendish que Freire. Pero es joven y puede evolucionar.

Los duelos de velocidad echarán chispas con más candidatos que nunca. El británico, los alemanes Ciolek, Degenkolb o Greipel, el eslovaco Sagan… por no hablar de las jóvenes promesas que aprietan fuerte como Demare, Bouhanni o Matthews. Todos detrás de Kittel, el rey en 2013 y la referencia al inicio de 2014.

Más noticias:

Delgado, Pino y el pendiente de Millar

Visconti, ramalazos de clase

El único defecto de Indurain

Recorridos: descendiendo el río Sil

La antigua Copa del Mundo

Purito y los viajes muertos a la orilla

Jens Voigt, el pacto con el diablo

Jesús Ezquerra, el ejemplo del mal momento

Íñigo Cuesta, historia del ciclismo español

El nuevo equipo de Vinokourov

Romain Sicard, el violín

Tony Gallopin, la carrera de Alain y Fignon

Fallece Arnaud Coyot

Markel Irízar, el verdadero ejemplo Armstrong

La importancia de Mikel Landa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *