Oliver Zaugg, el seguro de vida

No es un ciclista que haya destacado demasiado, aunque cuando lo ha hecho ha obtenido alguna buena victoria, como el Giro de Lombardía de 2011, en el que se impuso nada menos que al ‘coco’ Gilbert. Comenzaría su andadura en 2004 de la mano de Joxean Fernández ‘Matxin‘ en Saunier Duval.

Desde entonces no le han faltado buenos contratos, ganados a base de una seguridad suiza que le hacen ser muy fiable en la alta montaña. No importa si no es su temporada o su año, él estará y cumplirá su función, normalmente de gregario. Aunque si se tiene que filtrar en la fuga buscando el triunfo también lo hará.

Su mejor puesto en una gran ronda es el 11º que logró en la Vuelta de 2008. Estuvo entre los diez mejores hasta que Bruseghin le arrebató su plaza en la cronoescalada a Navacerrada. Entonces rodaba en Gerolsteiner, cuya desaparición le forzó a buscar acomodo en Liquigas. Con los italianos tuvo la responsabilidad de ser uno de los mayores apoyos de Basso y Nibali sobre todo en la Vuelta, con los que el equipo alcanzaría respectivamente en los años 2009 y 2010 el cuarto y el primer puesto.

En el primer año en Leopard-Trek (estructura que después se fusionaría con RadioShack) tomaría las riendas en la gran clásica final de temporada. En Lombardía atacó en el momento justo y aprovechó la vigilancia entre los buenos. Ni siquiera un cansado Gilbert pudo darle alcance, aunque lo intentó.

Para 2013 Zaugg fue reclutado en el equipo Saxo Bank de Contador con el fin de orientarlo a ayudarle en la alta montaña de las grandes vueltas. Los grandes nombres con los que ya cuenta la escuadra danesa le empujaron a esperar su oportunidad en su ya conocida Vuelta, donde tuvo una participación más bien discreta. Ello fue debido a que no tenía un líder claro para el que trabajar, ya que en ese caso hubiese estado ahí, guardando la espalda en las rampas del jefe de filas.

Más noticias:

Tony Gallopin, la carrera de Alain y Fignon

Fallece Arnaud Coyot

Markel Irízar, el verdadero ejemplo Armstrong

La importancia de Mikel Landa

Ermita del Alba, Asturias al 26%

¿Cuál es tu clásica favorita?

Nibali correrá el Tour de Flandes

Pan do Zarco, el relevo del Angliru

Pozzovivo, el poder del grimpeur moderno

Los mejores duelos de Clásica

Robert Gesink, el año clave

Recuerdos del Giro 1993

Los dilemas de Kreuziger

El annus horribilis de Tom Boonen

José Iván Gutiérrez y Movistar, tinta y papel

Chris Froome y el reto de las tres grandes

El antiguo reto de Eduardo Chozas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *