,

Recorridos ciclistas: opción radical para la Quesera

Recién presentado el recorrido de la septuagésima edición de la Vuelta a España, una de las etapas que más ha llamado la atención es la que se disputará el 10 de septiembre, tras la crono de Burgos entre Roa de Duero y Riaza, atravesando un territorio inexplorado por el ciclismo profesional, que puede deparar sorpresas por lo intrincado del recorrido, a base de carreteras con continuos cambios de ritmo y un paisaje muy atractivo, rematado por el puerto final de La Quesera, entre Guadalajara y Segovia, atravesando el Hayedo de Tejera Negra.

No obstante, presentamos una propuesta para endurecer la etapa, dándole más fondo (aunque la original no va mal servida con 204 kilómetros) y más dureza, repartida por todo el recorrido.

Durante el primer tramo los corredores, en dirección sur, atravesarían las bellas localidades de Sepúlveda y Pedraza antes de encarar el primer puerto serio, Navafría, para entrar en la comunidad de Madrid. Un revirado descenso para llegar al valle del Lozoya desde donde buscar la Sierra Norte. Buitrago de Lozoya y Montejo de la Sierra verían el paso de los corredores antes del corto ascenso a La Hiruela antes de entrar en Guadalajara y de afrontar la emboscada de la jornada, la “Muralla China”, al cruzar el rio Jaramilla. Un puerto corto, posiblemente no puntuase, pero de gran dureza aumentada por su pavimento de hormigón, tanto en la subida como en la peligrosa bajada previa, motivo por el cual la organización es posible que haya descartado  su inclusión. A la salida de este tramo se retornaría al recorrido presentado, pero con más kilómetros y más desnivel en las piernas, para que los constantes repechos y cambios de ritmo previos a la parte final de la subida a La Quesera puedan romper la carrera y deparar un gran espectáculo ciclista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.