,

Óscar Freire y sus últimos 50 metros

Hacía medio siglo que ningún español se imponía en la ‘classicisima’. No podía ser otro que nuestro gran sprinter y enamorado de las clásicas, Óscar Freire, el que tuviera que venir a rescatar de la oscuridad a un ciclismo demasiado centrado en las grandes vueltas. Siempre atento y aprovechando, sin equipo, todas sus virtudes, nadie pudo con él en Vía Roma, donde año tras año se corona el primer vencedor de un Monumento del año. 

Era una carrera difícil. Sus rivales eran también muy buenos, de un corte muy similar a él como el alemán Erik Zabel, o algo más agresivos y menos rápidos -por poco- como Paolo Bettini. Se añadía gente como Pozzato o Petacchi, en su mejor momento. Casi nadie podía con el tren de Fassa Bortolo. Pero el cántabro pudo.

Tras el nervioso Poggio, seis hombres de Ferreti bloquearon la carrera. En este marco el italiano había sido intratable durante muchas volatas. En cambio, coincidió el día con una de las carreras más grandes y prestigiosas del calendario.

Los astros estaban en esta ocasión de parte del de Torrelavega, donde la pronta arrancada de Petacchi dejaron a Ale-Jet sin opciones. Zabel levantó los brazos y parecía que iba a sumar una victoria más en una carrera que se le adapta como un guante. Pero nunca hay que levantar los brazos antes de cruzar la meta con Freire de por medio. Sus últimos 50 metros no tienen igual.

Le superó en el último golpe de riñón. Ni comentaristas, ni ciclistas, ni los propios implicados, ni el mismo Freire se imaginaban que el ganador sería distinto al velocista alemán, que había levantado los brazos. Así logró el de Rabobank su primera victoria en esta clásica que conquistaría en dos ocasiones más, tantas como el Mundial. Diez años hace ya de su gesta, del inicio y fin de una nueva era en el ciclismo español.

Ph: You Tube

Más noticias:

La relación Contador – Armstrong

Warren Barguil duda entre Tour y Vuelta

44 cumpleaños de Marco Pantani

El segundo intento de Horner

Ruiz de Larrinaga, campeón de España de CX

El ciclismo en la URSS

¿Qué nota le das al recorrido de la Vuelta’14?

Farrapona, una etapa muy reina

Vuelta 2014: comentario etapa a etapa

La montaña de la Vuelta 2014 al detalle

Egoitz García, el vaquero de Atxondo

Nairo Quintana, lo siguiente el cielo

Intxausti, objetivo Itzulia

Ten Dam, hielo en la bici

Entrevista a David Arroyo

Stijn Devolder, el Guadiana de Flandes

El secreto de Pedro Delgado

Cumbres Verdes, nueva cima de la Vuelta

Ion Izagirre, la crono como objetivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *