,

Óscar Pereiro, la moraleja del intento

El gallego de Mos fue un ciclista recordado en sus primeras etapas como un valiente de este deporte. De esta forma sus victorias, no muchas por desgracia, llegaron tras demostraciones de arrojo y atrevimiento. Muchas de esas veces acabaría por hacer el trabajo a alguien con menos corazón que él. Hincapie lo puede contar.

Era el Tour del año 2005. Óscar salió como uno de los grandes atractivos de Phonak, equipo suizo regentado por Álvaro Pino, mítico corredor y director también gallego, más que un aval para Pereiro, que ya cumplía su cuarta temporada en el plantel.

Aquel Tour no comenzó como debía. Sufrió una espeluznante caída en el descenso de la Madeleine de la que salió bien parado gracias a que una pradera se la suavizó. En los Pirineos se encontraría mejor. La etapa reina dirigía al pelotón hacia Pla d’Adet, un puerto muy duro que regresa en 2014 tras nueve años de ausencia. Una larga escapada y el gallego, muy valiente, de camino a la cima final con un americano a rueda, George Hincapie.

El lacayo de Armstrong no dio apenas relevos, algo que tenía enfadado a Óscar. La avalancha de público hizo su parte, pero el primer acelerón del rival le hizo ceder. Como reconocería en meta, quería reventar a toda costa a un muy incómodo enemigo.

El destino le tenía reservada una sorpresa. Camino de Pau se escapó junto a Evans, Zandio y otros. El Aubisque por el camino y.mucho hasta meta, había que tener muy en cuenta la forma en la que encarar esta táctica. Fue fácil de plantear (llegar a meta y batir al sprint) y difícil de hacer por la calidad de los oponentes.

Así logró un triunfo más que merecido, refrendado un año más tarde con el maillot amarillo que obtuvo tras otra larga escapada que le reubicó en la general. Fue gracias de nuevo al arrojo de intentarlo, a la valentía de no esconderse ni escudarse en el pelotón.

Más noticias:

Tom Boonen, el contrarrelojista

¿Cuál va a ser el corredor de 2014?

Robert Gesink y el nuevo mundo

Indurain hace crack en Les Arcs

Marcos García, el escalador invisible

Samuel Sánchez, épico en Sierra Nevada

Fundación Contador: nuevo equipo profesional

Arroyo, el ángel del Tour

Puerto de la Pandera, el puerto de Valverde

Entrevista a Juan Antonio Flecha

Roche, Martin y Giro, el año ciclista de Irlanda

Ciclista, predica con el ejemplo

Entrenamiento: el mejor ciclista no es el que más kilómetros hace

Pepe Recio, el testigo histórico

Ciclocross: seleccionados para el Campeonato de España

La decisión de Bettini y la azurra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.