, ,

Pan do Zarco, el relevo del Angliru

La variante del Puerto de Ancares que asciende por la aldea de Pan do Zarco (ver altimetría) será la gran novedad de la Vuelta 2014. Sus rampas son tan acusadas que se pueden comparar a las del Angliru, aunque realmente el puerto con el que mantiene mayor similitud es con el Mortirolo italiano. 

El puerto se estrenó por la vertiente de Balouta (ver altimetría) en 2011. Era un puerto muy demandado por una parte de la afición que además ofreció un resultado deportivo excepcional. Cobo, a la postre ganador de aquella edición, coronó en primera posición. Nibali forzó un ataque en la bajada que tuvo a los Sky en vilo durante un par de decenas de kilómetros.

Sólo un año después se volvería a subir Ancares. Sin embargo, la organización apostaría fuerte por él, ubicándolo como final de etapa y en fin de semana, con gran afluencia de público para lo incómodo que es el traslado hasta aquellas bellas y solitarias montañas.

Ganaría Joaquín Rodríguez en duelo con Alberto Contador, que intentaba dejar de rueda al maillot rojo. Valverde y Froome cedieron unos segundos. Fue el claro indicador de que entre ambos se jugarían la carrera.

La crítica y los números cuadraron a la Vuelta, lo que le hará repetir final en 2014, ahora como gran apuesta y por su vertiente más dura. Se trata en realidad de un puerto de paso, por lo que en otras ocasiones se podría incluir conformando otro tipo de etapa. En este caso la meta se encontrará en el mismo lugar que en 2012, con la salvedad de que se ascenderá con casi toda probabilidad por Pan do Zarco.

Será el puerto decisivo, cumpliendo el papel que llevó a cabo el Angliru en 2013 y que dictó sentencia. Colocado como última oportunidad montañosa, ahora le toca recibir todos los focos que en otras ocasiones se han llevado otros puertos más clásicos.

Más noticias:

¿Cuál es tu clásica favorita?

Alberto Contador correrá Tour y Vuelta

Nibali correrá el Tour de Flandes

Pozzovivo, el poder del grimpeur moderno

Los mejores duelos de Clásica

Robert Gesink, el año clave

Recuerdos del Giro 1993

¡Que vuelva el Kapelmuur!

Los dilemas de Kreuziger

Slagter, el holandés que quiere la luna

El annus horribilis de Tom Boonen

José Iván Gutiérrez y Movistar, tinta y papel

Chris Froome y el reto de las tres grandes

El antiguo reto de Eduardo Chozas

Oliverio Rincón, la montaña rusa

Entrevista a Jesús Herrada

Igor Antón, de la raza a la indolencia

Los demonios de Peter Sagan

Moreno Moser, la herencia de Trento

El método Mollema

One Response
  1. No entiendo como no se instala la meta en la misma cima del puerto.La excusa de la logistica no es mas que eso:una excusa. Si se llevó un final de etapa al Cuitu Negro,mejor se puede llevar al puerto de Ancares.Se le quitan tres hermosos kilometros,los mejores para los aficionados espectadores.Se podria ver la ascension de los corredores desde lejos…vamos como en el Tour !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.