,

Nibali correrá el Tour de Flandes

La fiebre de las piedras ya ha comenzado en el pelotón. Froome fue a reconocer tramos con Sky y ahora Nibali afrontará con casi toda seguridad el Tour de Flandes, donde espera tomar experiencia sobre esta superficie y mejorar sus prestaciones en ella de cara a la quinta etapa del Tour de Francia 2014

Es un riesgo poco usual entre los aspirantes a ganar grandes vueltas, más centrados en las pruebas por etapas o en buscar lucimiento en las Árdenas, mucho menos peligrosas. Aquí hay mucha lucha, muchos tramos estrechos y una forma de correr muy diferente. Además, todos tienen las fuerzas intactas a comienzos de abril, por lo que la dificultad es muy alta.

Sin embargo, si alguien hay capaz de retar incluso a la mala suerte, ése es Vincenzo. Con Astana a sus órdenes a lo largo del año, también introduce la novedad en su calendario de la París-Niza, dejando de lado Tirreno-Adriático, prueba de la que ha sido ganador en sus dos últimas ediciones. El fin es preparar mejor la Milán-San Remo, único día de competición que el siciliano tiene previsto realizar en suelo italiano si exceptuamos (si participa) los campeonatos nacionales. También incluye el Critérium Internacional y la Dauphiné. Muchas carreras en Francia.

En la parte final de la temporada estará subordinado a lo que el Tour le depare. Si el resultado es bueno a lo largo de los primeros siete meses de competición, tratará de descansar de cara al Mundial. Si por contra se siente insatisfecho, volverá a correr la Vuelta en un planteamiento que ya quiso realizar en 2012, aunque entonces se negó su equipo, el Liquigas, debido a que ya había firmado por los kazajos.

El Mundial es en Ponferrada y si quiere prepararlo bien sabe que debe pasar por la ronda española. Además se incluirá el circuito en el trazado, lo que supone la mejor manera de reconocerlo.

Más noticias:

¿Cuál es tu clásica favorita?

Alberto Contador correrá Tour y Vuelta

Pan do Zarco, el relevo del Angliru

Pozzovivo, el poder del grimpeur moderno

Los mejores duelos de Clásica

Robert Gesink, el año clave

Recuerdos del Giro 1993

¡Que vuelva el Kapelmuur!

Los dilemas de Kreuziger

Slagter, el holandés que quiere la luna

El annus horribilis de Tom Boonen

José Iván Gutiérrez y Movistar, tinta y papel

Chris Froome y el reto de las tres grandes

El antiguo reto de Eduardo Chozas

Oliverio Rincón, la montaña rusa

Entrevista a Jesús Herrada

Igor Antón, de la raza a la indolencia

Los demonios de Peter Sagan

Moreno Moser, la herencia de Trento

El método Mollema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.