,

Replanteando el Tour de Flandes 2018

Desde que el Tour de Flandes cambio su recorrido hace unos años, la combinación Oude KwaremontPatteberg ha pasado a ser decisiva, pero mantiene una característica  común con el anterior trazado, unos kilómetros finales a través de una carretera prácticamente recta, ancha y sin dificultades, que puede ser tan decisiva o más para el desenlace de la carrera que todos los muros ascendidos, pues en ella se jugará una partida táctica entre los componentes de los diferentes grupos, un juego de nervios que puede deparar extrañas resoluciones de la carrera.

Por ello creemos que hay muchas mejores opciones para esta carrera, aqui os vamos a presentar una opción radical, con cambios bastante extremos, no todos son obligatorios pero si que creemos que el conjunto daría una nueva vida a la carrera.

Vamos a hacer propuesta para los dos últimos bucles por separado, desde el primer paso por la combinación citada, aunque nosotros ya introducimos en ella una novedad, modificar la conexión entre Kwaremont y Patteberg, acortando el tramo de adoquín del primero para poder usar el tramo adoquinado y corto muro de Rampe. Luego, en vez de incluir el Koppenberg, que lo dejaremos para más adelante, se busca Kortekeer, desde donde se volvería al recorrido original hasta Kruisberg, pero aquí iría otro cambio, no se subiría entero, para poder bajar de nuevo a Ronse y encarar los duros muros de Riekestraat y Kraai, ambos sin adoquín pero con rampas importantes, para endurecer más la carrera antes del ultimo paso por la pareja.

Aquí entramos en la parte decisiva, ultima repetición del duo de cotas y nos dirigimos a los cambios más notables, empezando por usar el Koppenberg, el más duro de todos, más cerca de meta. Pero para que los corredores se vean obligados a usarlo atacando de lejos, es recomendable introducir un segundo muro, y el ideal para esto es el Eikenberg, que ya se usa en carrera, acompañado en esta ocasión de Kapelleberg, siendo los tramos entre ellos los que pasarían a representar los momentos tácticos.Aunque para mejorar las posibilidades de estos movimientos tácticos, hemos incluido varios pasos por zonas adoquinadas que ya son incluidas en la carrera original: la parte inicial de Steenbeekdries y una serie de combinaciones de  Kerkgate, HollewegRuiterstraat, ademas de la novedad de Maalzaakstraat, y su curva del tren. Estos tramos ayudaran a romper definitivamente los grupos, favoreciendo a los más fuertes. Un rápido descenso a Oudenaarde para terminar donde siempre, aunque en dirección contraria facilitaría que los que salgan en cabeza de estas zonas se lleven la carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *