,

Replanteando la Amstel Gold Race

Como en anteriores ocasiones, vamos a proponer una opción que creemos mejoraría el desarrollo de una carrera, en este caso lo hacemos para la clásica cervecera, que en los últimos años había resultado muy aburrida, y que los mismo organizadores ya han modificado, aunque en nuestra opinión de forma tibia, sin eliminar el problema de alejar las cotas principales de la zona decisiva.

Por ello, en nuestra opción, vamos a apostar por aumentar la dureza cerca de meta, aunque para empezar optamos por una vertiente quizás menos exigente del Keutenberg, la que parte de Stoknem, para poder descender por la tradicional y enlazar con la subida a Walem, más larga pero con puntos duros, y que tras bajar dejaría a los corredores sin descanso en Valkenburg.

Un poco de callejeo y la cota de In de Schreub-oost para evitar reagrupamientos y así dar opciones a los corredores que hayan buscado el ataque lejano, antes de encarar el tramo definitivo, con la subida a Brakkeberg, que en la actualidad se usa de bajada, búsqueda lo más rápido posible de Valkenburg y ascensión final al Cauberg, precisando que con esta opción la meta se debería encontrar más cercana a la cima.

Con esta propuesta, se acercan tramos duros a meta, posibilitando que los ataques lejanos no se conviertan en heroicidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *