Robert Gesink y el nuevo mundo

Los corredores procedentes de los Países Bajos sufren una presión asfixiante que sólo se marcha una vez que otra gran promesa reflota y recae todo el peso en él. Ahora que nadie cree en él y que Mollema se ha echado a la espalda la responsabilidad, se abre para Robert un abanico de posibilidades inmenso.

Sin correr el Giro, podrá volver a su talismán, el Tour de California. En la carrera norteamericana gana hasta por inercia aún en sus momentos más deprimidos. Un bálsamo que seguro le daría moral y confianza, aunque por otro lado le conviene llegar al eterno Tour sin haber levantado expectativas y con muy poca gente creyendo en sus opciones. Sólo así puede dejar de exigirse con tanta fuerza.

Tal vez sea ese el papel para el que el ciclismo le haya preparado. Con calma, con cabeza buscar los días más propicios para el lucimiento verdadero, dejando de lado los oscuros top-ten que nada aportan en el ciclismo de hoy. Es así como podría establecerse en una clase muy valorada. Que le pregunten, sino, a gente como Voeckler, que da sentido a toda una escuadra como Europcar, o Tony Martin, que ha hecho de la crono su seguro de vida.

Robert es mucho más completo de lo que cree, pero precisamente esa característica es la que le lastra, como a muchos otros que no han terminado de encontrar su sitio por este motivo.

Más noticias:

Tom Boonen, el contrarrelojista

¿Cuál va a ser el corredor de 2014?

Indurain hace crack en Les Arcs

Óscar Pereiro, la moraleja del intento

Marcos García, el escalador invisible

Samuel Sánchez, épico en Sierra Nevada

Fundación Contador: nuevo equipo profesional

Arroyo, el ángel del Tour

Puerto de la Pandera, el puerto de Valverde

Entrevista a Juan Antonio Flecha

Roche, Martin y Giro, el año ciclista de Irlanda

Ciclista, predica con el ejemplo

Entrenamiento: el mejor ciclista no es el que más kilómetros hace

Pepe Recio, el testigo histórico

Ciclocross: seleccionados para el Campeonato de España

La decisión de Bettini y la azurra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *