Simon Clarke, el espejismo

Fue una de las grandes sorpresas de la Vuelta 2012, cuando ganaría el maillot de la montaña y una etapa ante el gigantón Tony Martin en Valdezcaray. Fue una de las sensaciones, pero un año después arroja dudas sobre su rendimiento al máximo nivel. No cabe duda de que se trata de un buen ciclista, puesto que lo ha demostrado, pero esa continuidad a lo largo de los años es la que separa a los buenos de los muy buenos. Simon aún nos debe algo.

El australiano tiene voluntad y lo intenta. El coincidir con hombres más líderes que él le empuja más a trabajar que a lucirse. Aún con todo se deja ver de vez en cuando en las escapadas, pero no ha logrado hasta ahora resolverlas de forma productiva. En su gran victoria fue el más inteligente, pero también el más fuerte. Tony es muy bueno en puertos como el riojano, con rampas no demasiado duras y mucha potencia. Así intentó dejarle de rueda, pero no hubo forma.

Clarke se aferró a la posibilidad de ganar en una grande y no la desaprovechó. En Orica le tienen mucha fe y todavía le queda crédito por agotar. Veremos si el 2014 nos confirma el gran corredor que parece y es.

One Response
  1. … [Trackback]

    […] Read More Infos here: dlcmagazine.com/simon-clarke-el-espejismo/ […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.