,

Thor Hushovd, anhelo de Roubaix

El velocista noruego ha coleccionado victorias de todos los colores, pero nunca ha podido cosechar una para la que reúne todas las condiciones: la París-Roubaix. Tras quince años en el máximo nivel, las clásicas han ocupado lugar entre sus objetivos, aunque subordinadas siempre a su potencia en el sprint. El Mundial ha sido la mejor clásica que ha podido conseguir, una muestra de su pericia como velocista, palabra que se queda corta para definir sus cualidades. 

En su época de sprinter tuvo días de grandes loores como la consecución del maillot verde del Tour y su proclamación temporada como el mejor corredor para las rectas finales. La aparición de otros jóvenes que superaron su prestación le obligaron a buscar otros tipos de estrategia. Sprints reducidos, puertos cerca de meta, rampas al final de las etapas… Ahí fue implacable cuando realmente seleccionaba un objetivo, que lo hizo.

Ha sido muy buen rodador, llegando a cotas buenas como contrarrelojista, sobre todo en prólogos de corta duración. Roubaix durante algún tiempo estuvo en su punto de mira, pero nunca con tanta firmeza como hubiese sido necesaria. Pese a todo fue segundo tras el cohete Cancellara, lo que en cierto modo es una victoria a cierto nivel.

Los últimos años ha bajado el pistón debido a lesiones y también probablemente a su edad y a una cierta comodidad con su estatus. A poco que ha tenido buenas sensaciones y algo de continuidad, ha podido ganar con facilidad. Sólo en 2012 no ganó una carrera. Incluso en los momentos peores ha levantado los brazos en signo de primer puesto. ¿Lo conseguirá en el velódromo de Roubaix? Aún le queda tiempo.

Ph: BMC

Más noticias:

Los tres peores días de Ivan Basso

¿La Vuelta reduce días?

Jasha Sütterlin, un germano en Movistar

Menchov gana en Pla de Beret

Adriano Malori, talento parmesano

Carlos Oyarzun, el trotamundos chileno

El triste final de Alessandro Ballan

Bugno gana en Alpe d’Huez

Maverick Viñales se pasa al MTB

Pablo Lastras, espejo y reflejo

El método de Eusebio Unzué

El pie izquierdo de Thomas Voeckler

El encanto de Tro Bro Leon

Serse Coppi, el otro campeonísimo

Entrevista a Rubén Fernández: “Me gustaría parecerme a Valverde”

Chris Anker Sorensen, la anarquía danesa

Recorridos ciclistas: Era del Contador (Canarias)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.