,

El Wiggins de los mejores días presiona a Froome

Con su reciente victoria en el Tour de California, Bradley Wiggins deja evidencia de que su estado de forma es el idóneo para volver al primer plano mundial. Aplastante en la contrarreloj, donde no permitió a ningún corredor acercarse a menos de 44″, distancia a la que quedó Rohan Dennis, buen especialista en la lucha individual contra el crono. Phinney, que corría en casa y al que la etapa favorecía, perdió 52. Una exhibición de las de los mejores días.

Bastaron 20 kilómetros para verle volver al máximo nivel, tras las dudas que provocaron en él y su entorno el mal año 2013. Enjugadas esos malos recuerdos, entre los que se encuentra la valoración del abandono del ciclismo en carretera, ahora se plantea el debate: ¿ayudará como dice a Chris Froome o luchará por su segundo Tour de Francia? No sería la primera vez que un teórico ayudante se convierta en el primer azote al líder teórico de su equipo. Rivalidades internas que sólo favorecerían a los rivales del equipo Sky.

No sería inesperado, ya que Wiggins está preparando a conciencia su participación en la ronda gala. Con ese fin tomó la salida en la París-Roubaix, una isla de piedras dentro de su calendario y que incluía también el Tour de Flandes y la Scheldeprijs, y que no tenía otro objetivo que acostumbrarse a cómo rodar sobre la superficie del pavé. También quería estudiar los movimientos dentro del pelotón, así como materiales. Todo por una etapa, la quinta, que marcará el futuro de la próxima edición del Tour.

Una decisión arriesgada, aunque riesgo también asumirá un Froome que competirá en julio con la única experiencia en el pavé de los stage de entrenamiento que celebró Sky en diciembre y que volverán a repetir días antes de comenzar en Inglaterra su gran mes del año. Sin embargo, la gran novedad de Wiggins llega en la montaña, donde a su paso ha llegado a cotas que no lograba desde que se impusiese en París en 2012, un síntoma más de la recuperación de su mejor versión. Algo que temer de cara a la última contrarreloj, que marcará grandes distancias y permitirá a los dos Sky recuperar mucha ventaja que puedan obtener los escaladores en las montañas previas.

L.S.

Wiggins gana el Tour de California

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.