,

12 promesas para el 2017,.

Si la semana pasada hablábamos de los corredores a seguir, de esos ciclistas a los que no había que perder de vista porque amenazaban con tomar por la fuerza el Panteón de los grandes campeones, esta semana nos centramos en los más jóvenes, corredores todos ellos que, aún lejos de esa “mayoría de edad” que en ciclismo son los 25, amenazan con llegar antes de tiempo a la cima. Algunos ya han tocado la gloria con la yema de los dedos, otros han estado cerca pro todos coinciden en algo: lo que se vislumbra es grandioso.

– Pierre Latour (1993). Nos conquistó con su estilo agonista y su coraje infinito en la pasada Vuelta, imponiéndose en el Alto de Aitana pero ya en 2015 había sido el mejor en la Route du Sud tras Contador y Nairo. Un gran escalador al que queremos seguir viendo progresar.

– Alexis Gougeard (1993). Otro que usó la Vuelta como escaparate, aunque éste fue en 2015. Venció en Ávila dando una exhibición, rodando en solitario en los últimos kilómetros. En U23 cosechó buenos resultados en los adoquines así que en las clásicas habrá que atarle en corto.

– Miguel Ángel López (1994). Con 22 años le sobró clase para imponerse en la pasada Vuelta a Suiza. El enésimo producto de la Era Dorada del ciclismo colombiano amenaza con llevarse a los Nairo, Chaves, Uran, etc. por delante a nada que estos se distraigan. Clase a raudales.

– Iván García Cortina (1995). Uno de los pocos jóvenes españoles que despierta unas expectativas más o menos justificadas. Habrá que ver cómo encaja en un proyecto tan incierto como Bahrain y en la superélite pero hay ganas de verle desenvolverse en las clásicas.

– Stefan Küng (1993). Una auténtica fuerza de la naturaleza llamado a dominar durante un lustro largo. Sensacional contrarrelojista, es también un gran corredor para las clásicas de adoquines. Deslumbrante desde que debutó en 2015, puede consagrarse esta temporada.

– Hugh Carthy (1994). El espigadísimo corredor británico ya ha dejado muestras tanto de su clase como escalador, como de su enorme personalidad. Ahora hace falta comprobar, ya en el WT, si estamos ante un vueltómano de primer nivel o “tan solo” ante un gran escalador.

– Merhawi Kudus (1994). Ha sorprendido en la etapa reina de la Volta a Valencia de este año, siendo el mejor tras Nairo, pero lo cierto es que Kudus ya viene apuntando maneras de gran escalador desde hace tiempo. Sin duda, el africano más prometedor del circuito profesional.

– Tiesj Benoot (1994). La nueva joya de la corona del ciclismo belga (junto a Wellens), llamado a tomar el relevo de los Boonen, Gilbert o Van Avermaet en las clásicas. Su top5 en Flandes, el año de su debut, lo dice todo: estamos ante una de las superestrellas de la próxima década.

– Caleb Ewan (1994). Incluido en esta lista de jóvenes prometedores por su edad, estamos, en realidad, ante uno de los mejores velocistas del mundo. Sin haber cumplido los 23 ya se ha impuesto a los grandes nombres de la especialidad en repetidas ocasiones. Es ya una estrella.

-Fernando Gaviria (1994). Probablemente el mejor del mundo de su generación (94). Una caída en el sprint final le apartó de disputar (¿y ganar?) San Remo pero se desquitó en París-Tours resolviendo con una genialidad. Un superclase de primer nivel que dominará años y años.

-Magnus Cort Nielsen (1993). Deslumbró (y sorprendió) en la pasada Vuelta a España, con dos victorias al sprint y en este comienzo de temporada sigue de dulce, ganando en Valencia a Bouhanni. Un sprinter potentísimo que puede ser el gran rival de los Ewan o Gaviria.

-Dylan Groenewegen (1993). Después de dominar los sprints del circuito continental en 2015, enrolado en el Roompot, pasó al WT en 2016, consiguiendo otro buen número de victorias y puestos de mérito. Sin ser tan deslumbrante como Ewan o Gaviria, es muy resolutivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *