, ,

Análisis DLC: Alejandro Valverde, ¿copiar y pegar?

Es lo que parece al hacer el titular y la entradilla de la crónica de la Vuelta al País Vasco donde el murciano, otra vez, ha vuelto a levantar los brazos y se ha proclamado campeón de la Itzulia en la edición de 2017.

Ya lo decíamos cuando  analizábamos la Volta: Alejandro Valverde triunfó en Murcia, arrasó en Andalucía, conquistó Cataluña y quería reinar también en el País Vasco. Es el guion establecido para convertirse en su Majestad Alejandro Valverde II de España,  el próximo mes de septiembre. Porque Valverde ya fue Rey en 2009 llevándose  la Vuelta y lo quiere volver a ser este año, ocho ediciones después. Ocho años más mayor, y sin embargo para muchos, mejor ciclista que aquel entonces.

Echando un vistazo a cómo se desarrolló la prueba, vimos en la primera etapa a un Michael Matthews con la libertad que quizás le faltó en Orica, en el que su rivalidad con Gerrans no le permitieron brillar como él habría querido y le hicieron fichar por Sunweb.  Victoria al sprint  y con autoridad y liderato en la primera jornada que vio también como  el galo Alaphilippe  sufría un pinchazo en los últimos kilómetros y perdía más de dos minutos. Por su parte, Alberto Contador daba con sus huesos en el suelo pero por fortuna, el madrileño cayó en césped y no sufrió ningún percance. Tampoco perdió tiempo, pues ocurrió  dentro de los últimos tres kilómetros. Sin embargo, otra vez Contador acabó por los suelos. Y no sería la última.

La segunda etapa de 173 kilómetros fue para el suizo Michael Albasini. Lo más destacable es que Contador seguía con su gafe particular; esta vez el madrileño de Trek pinchó aunque la rápida asistencia y la colaboración de sus compañeros le ayudaron a no perder tiempo. El liderato seguía siendo para el aussie Matthews.

La tercera etapa fue el día de David De la Cruz.  Por fin se podía ver  algo de ciclismo bueno tras las dos insulsas primeras carreras. De la Cruz se marchó sólo en la ascensión a Medizorrotz a falta de 14 kilómetros y entró casi extremis en solitario.  Victoria que le valía el liderato de la prueba cuando se llegaba a San  Sebastián. Tercera victoria para el hombre de Quick Step tras las conseguidas en la Vuelta el año pasado y la etapa de la París Niza hace unas semanas. Segundo en la general ya era un Alejandro Valverde que a pesar de pinchar no cedió tiempo.

Al día siguiente se llegaba a Bilbao. Día de caídas esta cuarta etapa de 174 kilómetros en la que se subían dos puertos de segunda. Sin embargo, el diseño de esta Vuelta al País Vasco estaba demostrando que dejar todo para el final no era lo más acertado. También demostraba que la organización tiene mucho que aprender: bolardos, conos, vallas… se produjeron varias caídas, algunas de consecuencias. Darwin Atapuma, Dani Navarro  o Stephen Cummings tuvieron que abandonar. Tampoco se libró Contador. Otra vez el líder de Trek dio con sus huesos en el asfalto y esta vez sí, entró con alguna quemadura en la meta. El enfado del madrileño era evidente: “Hay mucho cono al final, se deberían replantear esta llegada”. Con todo, la etapa se la adjudicó el esloveno Primoz Roglic del conjunto Lotto Jumbo que se marchó a falta de dos kilómetros y entró en solitario. De la Cruz salvó el liderato por un segundo. La quinta etapa, la Reina de esta Itzulia  iba  a cambiar las cosas.

Y ahí apareció  “Su Majestad” Alejandro Valverde que venía de conquistar parte de España para ampliar su mandato a las tierras vascas. La quinta etapa con final en Arrate de 139 kilómetros contaba con seis puertos, tres de ellos de primera. Etapa tranquila hasta el último puerto en la que Orica  (pensando en Simon Yates) y Movistar controlaban la carrera. A cinco kilómetros del final el que se movió fue Rigoberto Urán, al que siguió Valverde y Contador. De La Cruz aguantaba unos segundos por detrás las embestidas de los favoritos e intentaba mantener el maillot amarillo. Henao, Meintjes, Woods, Contador, Urán, Bardet…todos lo intentaron, pero el que demostró más maestría fue Alejandro Valverde que ya sabía lo que era ganar en Arrate. Lo hizo en la Vuelta 2012 ante Purito.

Se sucedieron los ataques pero Valverde que es perro viejo  supo contemporizar y esperó para dar el golpe definitivo. A ello contribuyó, eso sí, la desgracia de Samuel Sánchez que en el último kilómetro se cayó siendo el primero que bajaba dando al traste con una posible victoria del campeón Olímpico de  2008. Valverde atacó en la última curva entrando muy bien colocado  y se impuso sobre Bardet, Urán, Woods y Meintjes. Contador cedió tres segundos perdidos al esquivar a Samuel Sánchez que entró hecho un guiñapo sangrando y finalmente, tuvo que abandonar.

Octava victoria de la temporada para Valverde. Se nos acaban los adjetivos para definir al murciano. La general la encabezaba ahora el hombre de Movistar empatando en tiempo con Urán, Bardet, Meintjes y Woods. Contador era sexto a tres segundos. La emoción había vuelto y ahora sí que la última etapa, la sexta, una contrarreloj de 27 kilómetros con salida y final en Éibar, iba a ser decisiva.

Contador empezó espectacular, sacaba tiempo a todos. Pero en los últimos seis kilómetros el madrileño empezó a acusar el dolor en sus codos de las caídas de los días anteriores y acabó cediendo tiempo con Roglic, Valverde e Ion Izaguirre. En la última parte Valverde voló  y por poco no se llevó la etapa que fue para otra vez el esloveno Roglic , una de las sorpresas de estos días, con el murciano a 9 segundos e Izaguirre a 15. Contador acabó cuarto a 23 segundos del hombre del Lotto. La general quedaba ya definitivamente configurada con el murciano de Movistar llevándose su primera Vuelta al País Vasco, con Alberto Contador segundo a 17 segundos  y con Ion Izaguirre , tercero a  21 segundos. De La Cruz finalmente acabó cuarto a 44 segundos del murciano que se puso por primera vez en su carrera la famosa  chapela que distingue al ganador de la ronda vasca. La 57 edición de la Vuelta al País Vasco se resumen en seis días de carrera que han ido de menos a más en cuanto a interés y emoción, pues las primeras etapas fueron por momentos soporíferas.

La Itzulia 2017 nos ha dejado varias cosas aún más claras en lo que llevamos de temporada:

  • Alejandro Valverde es el ciclista que mejor está ahora mismo. Su temporada hasta el momento está siendo excelsa y no es descabellado que sea protagonista en el Tour y en la Vuelta si no hay problemas de por medio. Decimos protagonista pues en Francia trabajará para Quintana, pero con “el bala” nunca se sabe.
  • Otra cosa que ha quedado clara es que Contador va a estar arriba en el Tour. Tanto segundo puesto es el origen y trampolín a algo grande. Caídas, averías…el pinteño ha tenido casi de todo en estos días y sin embargo no le ha perdido la cara nunca a la carrera, rozando el triunfo en la crono final, aunque luego se desinfló. Solventadas esas averías y con el pico de suerte que hace falta, muestra unas expectativas para el Tour muy serias.
  • Precisamente en el Tour se las verá con un Froome que tendrá de lugarteniente a Sergio Henao. El colombiano ha vuelto a dejar muestra de su potencial y puede brillar por sí sólo. Será un hombre a tener en cuenta si el de Nairobi no anda fino.
  • La cuarta cosa que deja clara estos días es la confirmación de la calidad de David De la Cruz. El catalán de Quick Step a sus 27 años empieza a ser un asiduo de los primeros puestos y vuelve a ser protagonista. Marc Soler, García Cortina, Omar Fraile o él son algunos de los ejemplos de que hay futuro en el pelotón español.

Y eso, invita a soñar…

SERGIO ANDRÉS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *