, ,

Análisis DLC: Otra vez el Bala

Uno ya se queda sin argumentos y sin palabras para definir a este corredor. Primero conquistó Murcia, luego Andalucía. Ahora Cataluña. En sus planes está el País Vasco en unos días…y todo puede tener sentido si en septiembre se lleva la Vuelta. No es descabellado. Es la forma de conquistar España. Provincia a provincia. Comunidad a comunidad. Carrera tras carrera. El hambre y la clase del murciano parecen insaciables, y cuando está cerca de cumplir los 37, para muchos está mejor que hace diez años.

La Volta a Cataluña arrancó la semana pasada con un cartel de lujo: Froome, Contador, Bardet, Valverde, Zakarin, Dan Martin, Adam Yates, Meintjes, Kruijswijk… En plena vorágine de clásicas y con la mente puesta en las carreteras belgas y holandesas para las próximas semanas, la Volta es una de las primeras carreras de una semana de la temporada para medir las piernas de los que van a disputar el Giro, o para medir cómo va su preparación para los que tienen de objetivo llegar a julio a tope para el Tour de Francia. O simplemente para ganar una prestigiosa carrera que se han llevado grandes como Miguel Poblet, Ocaña, Anquetil, Indurain,  Chava  Jiménez, Laurent  Jalabert, o  más recientemente, Joaquim Rodríguez, Richie Porte, o Nairo Quintana.

Los ocho elegidos por las diferentes escuadras mostraban que esta edición de la Volta iba a ser muy disputada. Salvo los clasicómanos que preparan estas semanas las clásicas de primavera y menos Quintana, Nibali, Chaves, Sagan y algún otro que será protagonista esta temporada, los mejores ciclistas del mundo se han dado cita en tierras catalanas.

Lo más granado del pelotón internacional estaba en la salida de Calella. La primera etapa se la llevó Davide Cimolai (FDJ) que se impuso a Nacer Bouhanni (Cofidis). Victoria y liderato que al día siguiente pasaría a otro hombre; y es que en la contrarreloj por equipos de 41 kilómetros en Banyoles, Movistar Team fue el mejor equipo, colocando al todavía Campeón de España, José Joaquín Rojas, como primer líder. Trek y Sky, es decir, Contador y Froome, perderían algo de tiempo que más tarde según la semana y las jornadas avanzasen iban a recuperar, pero la noticia no era esa…

El conjunto navarro sacó a Bmc dos segundos e impidieron que Ben Hermans se colocase el maillot blanco de líder de la ronda catalana. O al menos en el podio, pues el conjunto norteamericano con Tejay Van Garderen a la cabeza se quejó de que Rojas había “empujado” a dos compañeros durante la prueba.

Queja que los comisarios debatieron largamente y decidieron finalmente tras varios “dimes y diretes” sancionar a los ciclistas de Movistar con un minuto de penalización, pasando el liderato de esta forma al belga de Bmc. Movistar había sido herido en su orgullo. Y Valverde y un Marc Soler soberbio se tomarían la venganza más adelante.

En la tercera etapa con final en alto en la Molina, Valverde apareció para dar un golpe en la mesa. El murciano se impuso a Dan Martin (Quick Step) por un segundo. Su victoria 101 como profesional, ahí es nada.

Una de las claves estuvo en el gran trabajo que hizo Marc Soler. Atentos a este chico porque promete…Todos los favoritos se dejaron ver. También  Sky con un Geraint Thomas que pide galones. Yates, Bardet, Zakarin, Contador, Froome…los hombres importantes apenas perdieron segundos.

Líder se colocaba Van Garderen con su compañero Samu Sánchez segundo y Thomas, tercero. Valverde, Froome, Soler, Contador, Yates, Mollema y Pantano cerraban el top diez de la general.  A destacar el gran trabajo de los escuderos de Contador. Con el trabajo de Mollema y sobre todo de Pantano, el de Pinto sabe que ahora sí que tiene hombres de confianza para el Tour.

La cuarta etapa con final en Igualada se la llevó, esta vez sí, el “boxeador” Bouhanni, que ya estuvo en la volata de la primera jornada. Etapa marcada por el mal tiempo y que tuvo que acortarse debido a la lluvia y algo de nieve. En la general todo seguía igual, por lo que los favoritos se quedaron afilando sus cuchillos para el día siguiente.

Y llegó otro recital del “bala”, la quinta etapa entre Valls y Tortosa, de 182 kilómetros. Etapón con final en alto que se llevó el murciano yéndose  en el último kilómetro lanzando un ataque que consiguió dejar a Froome y Contador. El murciano le metió 13 segundos al británico del  Sky y otros 13 al madrileño de Trek. Marc Soler, gregario de lujo para Valverde, acabó cuarto entrando a 25 segundos de su compañero y líder de equipo.

Van Garderen no pudo aguantar el ritmo de los mejores y a cuatro de meta reventó llegando  a 1,53” del hombre de Movistar que se vestía así de líder.

De esta manera la general quedaba con Valverde en lo más alto de la clasificación con Froome a 21 segundos y Contador a 47 segundos. Cuarto a un minuto se colocaba Marc Soler. Las palabras de Valverde sobre su compañero  a la conclusión de la etapa son evidentes: ““Puede hacer lo que le dé la gana, hasta conquistar grandes vueltas en un futuro”.  Y es que además del murciano, el otro gran ganador de esta Volta ha sido el joven barcelonés, ex del Lizarte.

La penúltima etapa fue para el sudafricano Daryl Impey del Orica Scott. Valverde fue segundo y prácticamente sentenciaba la victoria en la Volta. A destacar el descalabro de Froome y sus chicos de Sky. El de Nairobi llegó rozando el fuera de control despidiéndose de la general, perdiendo más de veintiséis minutos.

Contador, bastante sólo esta vez, sí aguantó el envite de los hombres de Movistar que con Rojas, Rubén Fernández o Marc Soler pusieron un ritmo frenético viendo cómo hombres de Sky y Bmc iban perdiendo minutos. De esta manera Contador escalaba una posición y Soler se metía en el podio.  La Volta estaba prácticamente decidida para Alejandro Valverde.

Poco cambiaría la última y séptima etapa con inicio y final en la capital catalana. Cuando muchos ya se retiraban tras una semana larga y dura no ausente de polémica, Chris Froome puso a tirar a sus hombres y lo intentó a falta de pocos kilómetros. Su ataque no llegó a buen puerto pero vuelve a dejar constancia de su compromiso y amor propio.

Con la fuga que se formó en la primera parte de la etapa echada  abajo, la etapa se la jugaron otra vez Valverde y Dan Martin. El murciano arrancó pronto y a punto estuvo el pelotón de pillarle. Uno metros más y habría sido Pantano el que se hubiera llevado la última etapa de esta Volta.

Tres victorias para Alejandro Valverde. Nada más y nada menos.

Segunda Volta para el hombre de Movistar tras la que ganó en 2009, precisamente por delante de Daniel Martin.

Contador fue finalmente y otra vez, segundo. Aún no ha levantado los brazos esta temporada pero el corredor de Trek ahí está. Muchos le daban por muerto. Con su progresión y equipo va  a ser protagonista este año, ya lo verán.

Y en el tercer cajón el ganador del Tour del Porvenir de hace dos años. Marc Soler aparece en escena en un equipo en el que Quintana y Valverde son los Capitanes Generales.  ¿Aguantará mucho en la escuadra navarra? Aún debe aprender y el tiempo lo dirá, pero estamos ante otra de las promesas del ciclismo español en los próximos años.

Y así termina una Volta a Cataluña que ha tenido casi de todo. 199 corredores empezaron, sólo han terminado 107. Con un recorrido y una cobertura algo mejorables, el espectáculo ha sido la nota predominante.

Espectáculo en gran parte gracias a Valverde y a su hat-trick de triunfos. Ahora le espera País Vasco, las Ardenas, el Tour y la Vuelta.

Y el Mundial. No nos cansamos de decirlo. Esas piernas tienen un arco iris. Ojalá lo consiga.

SERGIO ANDRÉS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *