ANÁLISIS PCM: GERAINT THOMAS, JUSTO VENCEDOR EN DAUPHINÉ

En poco más de seis kilómetros y transitando la calles de Valence, daba comienzo una edición más del Critérium du Dauphiné. La clásica antesala del Tour de Francia, también organizada por A.S.O, ponía en liza a algunos de los previsibles protagonistas en el mes de julio, aunque como ya comentamos hace unos días, la mayoría de favoritos para la Grande Boucle han elegido competir en la Vuelta a Suiza u otras pruebas. Nibali, Bardet, Barguil, Thomas o Martin eran favoritos a priori para brillar en esta Dauphiné. El triunfo en este prologo inicial fue para el polaco del Sky Michal Kwiatkowski por delante de especialistas como Van Emden, Moscon o Campanaerts. Su compañero de equipo Geraint Thomas sufrió una aparatosa caída, sin consecuencias, que le apartó de la disputa por el primer maillot de líder de este Dauphiné. A pesar de llevar 40 días sin montarse en una bicicleta en competición, el polaco marcó un magnifico crono aunque el mismo tampoco se veía como favorito al triunfo parcial “Ha sido una pequeña sorpresa”

La primera en línea de este Critérium du Dauphiné de 2018 llevaba a los ciclistas desde Valence a Saint-Just-Rambert. Una etapa jalonada con cuatro puertos de cuarta categoría, dos de tercera y uno de segunda. Terreno rompepiernas y con poco descanso, teniendo la última ascensión a apenas cuatro kilómetros de meta. Obviamente los especialistas puros en la volata lo iban a tener más difícil y así se demostró en el circuito final de la etapa. Feillu, Craddock y Edet gozaban de cierta ventaja en la vuelta final, siendo los dos últimos atrapados por el grupo principal en los últimos compases. Con anterioridad se vieron movimientos de renombre como el del italiano Vincenzo Nibali en la bajada o de Juilen Alaphilippe en la última subida de la jornada. El líder Kwiatkowski se mostró fuerte y seguro, y mantuvo el maillot amarillo de líder un día más. El campeón sudafricano Daryl Impey se impuso en el sprint definitivo, donde los velocistas más especializados estuvieron ausentes. Una jornada en la que no faltaron las caídas, el más afectado fue el francés Alexis Vuillermoz con un fuerte golpe en el hombro que le iba a impedir salir en la etapa siguiente.

El tercer parcial estaba destinado a decidirse al sprint a pesar de contar con cinco ascensiones. Los últimos treinta kilómetros se desarrollaban en descenso, por lo que los equipos con velocistas lo tuvieron relativamente fácil para cazar al cuarteto que intentó la difícil aventura de la jornada. El único superviviente fue el tenaz ciclista kazajo Nikita Stalnov, que a pesar de saber que su fuga tenía mínimas posibilidades de éxito, continuó en cabeza hasta el último kilómetro. Desde ese momento, el grupo principal , que no llegó al completo debido al fuerte ritmo de carrera y a lo accidentado del parte del trazado, tomaba el control. Dentro de los últimos 3000 metros el líder Kwiatkowski sufría una fea caída que le dejaba tendido en el asfalto y con síntomas de dolor en la clavícula. Afortunadamente el polaco de Sky no tuvo problema en cruzar la línea de meta aunque perdiendo el liderato en beneficio del sudafricano Daryl Impey que obtuvo cuatro segundos de bonificación. El triunfo de etapa fue para el potente alemán Pascal Ackermann del conjunto Bora, tras superar al sprint a Boasson Hagen y al propio Impey.

La contrarreloj por escuadras entre Pont-De-Vaux y Louhans-Chateaurenaud se enmarcaba sobre el papel como decisiva de cara a la resolución de la general de este Dauphiné, además de un test de suma importancia de cara al próximo Tour de Francia. Los pronósticos no variaron en exceso y los británicos del Sky demostraron ser una maquinaria bien engrasada imponiéndose al conjunto BMC , otros grandes especialistas en esta disciplina. Más de medio minuto al BMC, y 53 y 56 segundos a Lotto-Soudal y Mitchelton-Scott respectivamente fue la renta obtenida con sus rivales por la escuadra de Dave Brailsford. El maillot amarillo de líder retornaba de nuevo a la espalda de Kwiatkowski, siendo los cuatro primeros clasificados en la general pertenecientes al equipo británico.

La característica alta montaña del Criterium del Dauhpiné hizo su primer acto de presencia en la cuarta etapa con la llegada a Lans-En-Vercors. En el recorrido de la etapa además de un puerto de cuarta categoría, se encaraba la ascensión Fuera de Categoría al Col du Mont Noir, previo a la subida final, catalogada de segunda. Después de muchos intentos un grupo formado por ocho unidades abrió camino después de inagotables kilómetros de control férreo de la escuadra del líder. En la ascensión al Mont Noir, los fugados comienzan a ceder unos antes que otros y queda en solitario el italiano Dario Cataldo que corona el puerto mas duro de la jornada con un minuto de ventaja sobre los demás fugados y casi tres sobre el pelotón principal, además de asegurarse el liderato en la clasificación de la montaña. El corredor de Astana transitaba al commando de la carrera bajo la incesante lluvia que acompañó a los ciclistas en parte de la etapa. Lo injusto de este deporte es ver como un hombre que ha marchado en solitario durante tanto tiempo es capturado por los ilustres de la carrera cuando tan solo quedaban 400 metros para cruzar la línea de meta. Los favoritos al triunfo no tuvieron piedad con Cataldo. El irlandés  Dan Martin hizo la selección ya en el vallado que da acceso a la meta con un contundente movimiento, seguido de Alaphilippe, Thomas y Bardet. El francés de Quick Step fue el que se llevó finalmente el gato al agua con la facilidad que le caracteriza en los últimos metros. Michal Kwiatkowski perdía el liderato en beneficio de su compañero en Sky, el italiano Gianni Moscon tras ceder 17 segundos en meta.

Desde la ciudad de Grenoble a la meta de Valmorel, los ciclistas estaban separados por apenas 130 kilómetros. Después de un inicio complicado con dos ascensiones de segunda categoría, el terreno se suavizaba hasta llegar a Le Bois, lugar del comienzo de la última subida de la jornada. Como era de esperar y mas teniendo en cuenta el perfil de la etapa, un importante numero de corredores formó la fuga del día, lógicamente con la esperanza de triunfar en Valmorel. Entre estos ocho corredores se encontraba el español Carlos Verona, quien no aguantó en cabeza en los últimos kilómetros de la etapa, lo que si hicieron Ravasi (UAE), De Plus (QST) , y Edet (COF) que fueron atrapados por el grupo principal a apenas cinco kilómetros para meta. En ese grupo, en el que marchaban todos los favoritos, lo intentó el catalán Marc Soler sin demasiado éxito debido al control de los hombres del Sky. Cuando tan solo faltaban tres kilómetros a meta el irlandés Dan Martin, protagonista del día anterior, soltaba un fuerte demarraje y se marcha en solitario hacia un mas que merecido triunfo de etapa. Por detrás Geraint Thomas lanzó su ataque en los mil metros finales para hacerse con el liderato de la carrera en detrimento de su compañero Moscon, todo quedó como siempre en casa del Sky. Caruso y Alaphilippe quedaban a más de un minuto del ciclista galés, a falta de las dos etapas del fin de semana.

La penúltima etapa de este Dauphiné con final en la Rosiere, se tornaba en un ensayo claro de lo que va a acontecer en el próximo Tour de Francia, dado que el perfil es prácticamente igual al de una de las etapas alpinas de la Grande Boucle. El resultado no pudo ser mejor para uno de nuestros corredores, uno de esos luchadores de la carretera en constante crecimiento que atraviesa un espectacular momento de forma en estos primeros meses de temporada. Pello Bilbao levantaba los brazos en La Rosiere con todo merecimiento, tras marchar en la escapada del día que en algún momento llegó a estar compuesta por 27 unidades y en la que también estuvieron los españoles Herrada,Carretero y Verona. Después de su flamante actuación en el pasado Giro de Italia donde cosechó una formidable sexta posición, el corredor de Gernika se hizo con este importante triunfo en la cima francesa. En la general Geraint Thomas reforzaba su liderato tras llegar en segunda posición a la meta. Su equipo el Sky controló eficazmente una etapa que pudo resultar peligrosa, y tan solo el ataque de Romain Bardet en la bajada del Col du Pre, que tomó unos segundos de ventaja, inquietó algo a la escuadra británica y su líder. Dan Martin intentó sin éxito zafarse de la presencia de Thomas que llegó en solitario detrás de Pello Bilbao

La subida a Saint Gervais después de algo más de 130 kilómetros supuso el cierre de este Critérium du Dauphiné. A punto estuvo el asturiano Dani Navarro de brindar la segunda etapa consecutiva para un ciclista español, pero un ataque en los metros finales de Adam Yates le dejó con la miel en los labios cuando faltaban tan solo 150 metros. Muy injusto a veces esto del ciclismo, y más cuando te vence un ciclista que ha marchado en butaca y sin notar el aire en su rostro en ningún momento, como hizo el australiano, aprovechándose del esfuerzo de Bardet o Martin. El joven Tao Geoghegan Hart realizó las labores de lugarteniente de Geraint Thomas de formas más que sobresaliente, y el galés se adjudicó la clasificación general de la prueba francesa. En los últimos metros y ante algunos de los ataques de los combativos Bardet o Martin, se  pudo ver a Thomas cediendo algunos metros, y es que el ciclista de Sky parece desde fuera haber acabado un poco justo fuerzas este Dauphiné, lo que a priori podría limitar su rendimiento en carreras de tres semanas donde todavía no ha obtenido demasiados éxitos.

Alberto Díaz Caballero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *