Cameron Meyer, más kilómetros que nunca

El ciclista australiano cumple ya su tercer año en el Orica-Green Edge, comenzando su andadura en el equipo al mismo tiempo que la propia estructura. Procedente de Garmin, está cumpliendo las expectativas por las que fue fichado, pero sólo parcialmente. Es verdad que de cuando en cuando logra una victoria más que interesante, pero se esperaba que estuviese más presente en las grandes citas y en las cronos, de las que parece haberse olvidado. 

Ganó la inicial de la Vuelta a Suiza, pero tuvo que dejar de lado la contrarreloj de su país, buscando la victoria en la ruta, sin suerte. Se hizo con el Campeonato de Oceanía, en marzo, teniendo después una muy buena clasificación en el Tour de California, donde fue 5º. Con montaña y crono de por medio, parece que el aussie no se conforma con los triunfos parciales.

Para corroborarlo repitió ese quinto puesto en una de las etapas reina de la vuelta al país helvético en La Punt. El décimo puesto final parecía lanzarle de cara al Tour, donde realizaba su debut. Sólo terminaría entre los diez primeros en la etapa de Gap, llegando a París. Su mejor día fue, sin lugar a dudas, la crono por equipos, donde su aportación sí fue capital para subir al Orica a lo alto del podio.

Su temporada terminó entre el anonimato. Sin llegar a meta en el Mundial o en Lombardía, pocos resultados obtuvo en la escasa competición de la que disfrutó. Sin embargo, ha sido la temporada en la que más kilómetros ha acumulado, sumando un total de 64 días de competición. No obstante, en 2011 cubriría dos más.

Más noticias:

Samuel Sánchez, épico en Sierra Nevada

Fundación Contador: nuevo equipo profesional

Arroyo, el ángel del Tour

Puerto de la Pandera, el puerto de Valverde

Entrevista a Juan Antonio Flecha

Roche, Martin y Giro, el año ciclista de Irlanda

Ciclista, predica con el ejemplo

Entrenamiento: el mejor ciclista no es el que más kilómetros hace

Pepe Recio, el testigo histórico

Ciclocross: seleccionados para el Campeonato de España

La decisión de Bettini y la azurra

Igor Antón, flor de un Giro

Turo l’Homme y Tagamanent, las cimas de Catalunya

Sylvain Chavanel, el nuevo animador de las clásicas

Ibán Mayo, el invierno del pánico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.