, ,

Samuel Sánchez, épico en Sierra Nevada

El ciclista asturiano acudió a la Vuelta 2009 como uno de los grandes favoritos. Sin embargo, lo explosivo del trazado y la fuerza de otros rivales le relegaron en las primeras etapas de montaña. Fondista, supo poco a poco utilizar sus armas para avanzar en la general hasta finalizar segundo y con opciones de ganar la carrera en las últimas jornadas de montaña, aunque Valverde estaba ese año infranqueable. 

La salida se dio en Holanda, en el circuito de Assen. Hasta la crono de Valencia se mantuvo en buenas posiciones, muy atento en cabeza el campeón olímpico. En las primeras montañas, alicantinas en esta ocasión, se dejó ver. Aitana le permitió ser sexto, lo que unido a su gran crono, le aupó muy arriba en la general. Las rampas de Xorret de Catí le dejaron algo atrás, pero no sería suficiente para eliminarle de la general.

Su mejor arma siempre fue el fondo físico, eso que según avanza la competición, más aún en el mes de septiembre. Gracias a esa cualidad subió al podio de la ronda española un par de años antes. Iba a repetir la operación en una edición en la que había muy buenos nombres como Cadel Evans, Ivan Basso, Robert Gesink o Alejandro Valverde. Este repóker de ases se jugaría la carrera, con excepción de un Gesink que se dejaría sus opciones en la subida a la Morcuera debido a una caída que dañaría su rodilla.

En la montaña andaluza fue uno de los más fuertes. Lo demostró en La Pandera, donde fue de los más fuertes. Pero su gran día, pese a que pueda parecer lo contrario, fue Sierra Nevada. Se ascendía por primera vez por una vertiente distinta a la habitual de la autopista, con previo paso por Monachil, un durísimo puerto granadino.

En sus rampas se fraccionó el pelotón, tras una etapa durísima, Samuel Sánchez no pudo formar parte del grupo de seis en el que había convertido Szmyd el pelotón de los favoritos. Perdió comba en el puerto previo, por lo que se le daba por descartado para la general. Mal hecho. A un minuto de la cabeza y en solitario sostuvo la distancia hasta reducirla en meta. Evans, que se quedó debido a un pinchazo en la cima de Monachil, fue alcanzado por el líder de Euskaltel y dejado de rueda. Fue una contrarreloj magnífica en una demostración de capacidad de sufrimiento poca veces vista. Gracias a no dejarse ir lograría su mejor participación en una grande.

Ph: Euskaltel Euskadi

Más noticias:

Fundación Contador: nuevo equipo profesional

Cameron Meyer, más kilómetros que nunca

Arroyo, el ángel del Tour

Puerto de la Pandera, el puerto de Valverde

Entrevista a Juan Antonio Flecha

Roche, Martin y Giro, el año ciclista de Irlanda

Ciclista, predica con el ejemplo

Entrenamiento: el mejor ciclista no es el que más kilómetros hace

Pepe Recio, el testigo histórico

Ciclocross: seleccionados para el Campeonato de España

La decisión de Bettini y la azurra

Igor Antón, flor de un Giro

Turo l’Homme y Tagamanent, las cimas de Catalunya

Sylvain Chavanel, el nuevo animador de las clásicas

Ibán Mayo, el invierno del pánico

One Response
  1. Este si llega a ser vasco vasco, con RH muy negativo y demás infantilidades.. lo nombran eso que nombran a los que mandan en Mariland, Leyendakari. Como no era de los filósofos del Cámbrico, preferían a Averroes Antón, que era un fenómeno (del circo) o a cualquier otra paja mental de esas que se hacen entre algunos de ellos contra los demás con los temas “de casa” contra los “del barrio” na, ya sabes, por joder la marrana un poco, que son unos viciosos de EL TEMA. http://www.youtube.com/watch?v=YgYaVoXeyOI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.