Cicloturismo: los descensos

El cicloturista sube despacio, no hay riesgo aparente de caídas más allá de la habitual habilidad necesaria para montar encima de una bicicleta. Pero en algún momento hay que descender, desandar lo andado, que veremos pasar ante nuestros ojos tan rápido que parecerá imposible a sabiendas que el trayecto se hacía tan largo en la subida.

Por ello hay que tener varias consideraciones a mano. La primera es asegurarnos una vez vamos a partir de las condiciones en las que la bicicleta se encuentra, en concreto los frenos. Es necesario que comprobemos a su vez su frenada y la tensión de los cables. Debemos evitar, por supuesto, el frenazo brusco y tocar la maneta del freno delantero, que nos podrá hacer salir despedidos hacia delante.

Si la ruta que realizamos es circular y se desciende por el lugar de ascenso, es sencillo, ya que, aunque sufriendo sobre manera en la subida, recordaremos las características de las trazadas que nos vayamos a encontrar. Para ello habrá que ser consciente y fijarse en las curvas y las vías de escape que en caso de caída o situación de inminente peligro debemos tener en cuenta.

Obviando, claro está, todas aquellas medidas de seguridad que todo ciclista debe llevar a cabo, el descenso se debe afrontar con confianza. Confianza no es sinónimo de despreocupación e inconsciencia. Las curvas se deben visualizar y tomarlas con precaución, pero también con decisión.

Las largas rectas son lo más peligroso. En las curvas la tendencia es a la frenada, por lo que en caso de accidente, se reduce el peligro. En cambio, cuanto más alta es la velocidad, peores serán las consecuencias de un posible error. La concentración debe ser máxima en estos supuestos, con la conciencia en todo momento de dónde está el lado del cortado y en cuál está la ladera de la montaña. Todo lo que evite una caída vertical aumentará nuestras posibilidades de salir bien parados de una caída.

En cuanto al tráfico, hay que ser conscientes de que en dirección contraria pueden encontrarse vehículos que no tengan buena visibilidad en las curvas. Debemos centrarnos en nuestro carril en caso de no tener una perspectiva completa sobre el próximo trazado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *