Comparación entre Nibali, Pantani y Merckx

Eddie Merckx es considerado por casi todos como el mejor ciclista de la historia. Su palmarés lo dice, aunque en el ciclismo ha habido hueco para otros que le hicieron frente, incluso, en su época. Sin embargo, hay ciclistas que sin llegar al tirón ganador del belga, sí calan en la afición por alguna de sus características. Por extraño que parezca, comparamos a Merckx con Vincenzo Nibali. 

Comparar a Merckx con Nibali puede sonar a herejía. Y es lógico, ya que el gran mito belga obtuvo un palmarés que el siciliano aún no es capaz de vislumbrar ni en un mínimo porcentaje. De hecho, lo único que comparten es el contador de Vueltas, parado ambos en el número uno (1973 y 2010).

Sin embargo, comparten un curioso apellido, un mote que define sus cualidades ciclistas a la perfección. El ‘Caníbal’ lo es por cuestiones obvias, una voracidad que le llevó a ser leyenda. Nibali es llamado el ‘Tiburón’ debido a su hambre, a su mordiente.En el Mundial lo pudimos ver, con un líder italiano peleón hasta el extremo, buscando cortar la carrera pese a haber poca opción real de hacerlo.

Merckx también era así con la salvedad de que él no terminaba casi nunca las etapas en la línea de meta, sino en el podio. Nibali ha sido ya podio en todas las grandes, lo cual muy pocos ciclistas pueden contar. Ni Pantani, ni Armstrong, ni Evans, ni Simoni… sólo unos pocos han logrado esta cota, aunque parezca que Nibali no tiene un palmarés de postín.

Le falta refrendar sus cualidades en la ronda italiana. La francesa tal vez no le quede lejos, pese a que sí parezca inalcanzable para él los niveles de calidad de Alberto o Andy en la montaña. En casta y corazón es un hors categorie, como pudieron comprobar los dominadores del pasado Tour.

En otros tiempos se recordará a Nibali, salvando las distancias, como se recuerda a Pantani: no por el fondo, sino por la forma. El gran Marco tan “sólo” venció dos grandes rondas (Giro y Tour de 1998) y “sólo” obtuvo un podio en Giro y otro en el Tour. Bravura, locura y espíritu ganador en partes iguales. Los verdaderos deportistas, los que no se conforman con la segunda plaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.