, ,

El gran día de Fernando Escartín

Fernando Escartín, natural de Biescas, tuvo el honor de ser una vez podio en el Tour y dos en la Vuelta. ¿O tal vez el honor debiera ser para ambas carreras el haber contado con un escalador valiente, decidido y arriesgado? En todo caso, Fernando obtuvo en Francia una merecida e inmejorable victoria, humillando y dejando en evidencia al mismísimo Armstrong.

Un día en el que apostó el todo por el todo de lejos, muy lejos. La etapa finalizaba en la inédita cumbre de Piau Engaly, hasta ahora sólamente escalada en aquella edición de 1999. Para llegar al pie de la última subida debían haber superado míticos y clásicos: Mente, Aspet, Portillón, Peyresourde y Val Louron, que volvía tras asistir al nacimiento de Indurain.

En el penúltimo de ellos saltó el aragonés, con un ejército de Kelmes escondidos en cada curva y que le fueron aupando hacia la cima, la cual alcanzó ya en solitario junto a Dufaux, su rival directo por el tercer peldaño del podio. En Val Louron ya hizo camino en solitario, despegando con un estilo tan tosco y sufrido como efectivo y heroico.

Tal fue el miedo que le entró a Armstrong que fue él en persona el que salió en su caza. Una aventura que Escartín culminó y que le supuso su única victoria en una gran ronda. Una larga y trabajada trayectoria que le ha reservado un lugar en el recuerdo del aficionado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.