,

Coppi o Bartali: ¿debería Froome correr en Andalucía?

El equipo SKY ha anunciado que Chris Froome participará en la próxima edición de la Vuelta a Andalucía, y tras ese anuncio han surgido opiniones divergentes, pues recordemos que esta pendiente la decisión sobre su positivo en la pasada Vuelta a España. A continuación os presentamos argumentos con las dos opciones y os invitamos a dejar la vuestra en nuestros comentarios y a que votéis en nuestra encuesta.


FROOME A LA VUELTA A ANDALUCÍA POR DERECHO PROPIO

Una de las consecuencias más terribles que sufre el ciclismo actual a consecuencia de los “excesos” de sus años más locos es la normalización de la culpabilidad, la naturalidad con la que se vive el castigo sin prueba. Y en este caso, cuando hablamos de “prueba” nos referimos más a su sentido judicial que al más prosaico de la calle.

Por suerte, al menos por ahora, Chris Froome se ha librado de ser víctima de esta especie de caza de brujas despiadada. Ahí, el británico se ha beneficiado respecto a la inmensa mayoría de sus colegas, de su posición como prima donna mundial pero ese tema, el de los agravios comparativos, es materia de otro debate. Por ahora centrémonos en el caso de Froome. Es cierto que el líder del Sky ha dado positivo, eso resulta irrebatible como en su día sucedió, por ejemplo, con Alberto Contador. Pero en el caso de Froome nos encontramos en una fase del proceso en que el doble ganador de Tour-Vuelta no ha agotado los recursos legales a su mano para demostrar su inocencia. ¿Es legítimo por tanto que se le empiece a castigar sin haber una sentencia en firme? Cualquier persona que no tenga el juicio “viciado” por lo que los aficionados hemos visto en las dos últimas décadas de este deporte diría que es una locura prohibirle correr “por si acaso”.

Es cierto que si se da el caso nada improbable de que Froome acabe ganando la Vuelta a Andalucía y luego finalmente es sancionado, hay que “rehacer” el palmarés con el consiguiente desgaste en la ya maltrecha credibilidad de este deporte. Pero ese no es el problema de Froome igual que no lo fue de Contador en 2011. Eso es problema de los estamentos que dirigen el ciclismo y de su atroz gestión de las políticas antidopajes. Por eso no es justo que el que pague el tributo por esa incompetencia sea el corredor.

Decíamos antes que en caso de que Froome corra, gane la Vuelta y acabe siendo sancionado sería un engorro para la propia organización y por ende para el ciclismo. ¿Pero qué sucede si se le prohíbe correr y finalmente es exculpado? Se habrá castigado a un inocente. Y ahora estamos hablando de la Vuelta a Andalucía, que siendo una carrera más que interesante, no es el Tour de Francia o el Giro de Italia. ¿Pero qué sucedería si fuese una cita mayor la que se le prohíbe correr y luego se demuestra su inocencia? ¿No estaría en ese caso el corredor en todo su derecho de reclamar una cuantiosa indemnización por daños y perjuicios? Pero sobre todo ¿quién le devuelve al corredor la posibilidad de poder conseguir un triunfo de ese nivel? La respuesta es obvia: nadie. Porque no se puede.

Por todo ello y para obviar filias y fobias, la cuestión no es si Froome debe correr en Andalucía, es si el corredor X debe correr la prueba Y mientras no haya una sanción en firme. Mi respuesta es sí, siempre. Y si a los grandes gerifaltes del ciclismo no les gusta rehacer los palmareses ni la publicidad negativa de tener a un posible sancionado, que espabilen.

SERGIO ESPADA


CHRIS FROOME NO DEBE PARTICIPAR EN LA VUELTA A ANDALUCÍA 2018

“Estoy convencido de que casi todas las personas y organizaciones relacionadas directa o indirectamente con el ciclismo procuraron tomar de buena fe las decisiones que consideraron más oportunas para defender sus intereses. El problema es que casi todas esas decisiones fueron a muy corto plazo, y casi ninguna se contempló desde una óptica global. Yo no diría que ninguna de ellas fuera perniciosa por sí misma (o en todo caso, sólo un puñadito fueron más o menos perjudiciales). Pero aquellas inofensivas bolitas de nieve se fueron juntando hasta conformar una avalancha poco menos que incontenible.”

No es mío este primer párrafo entrecomillado. Está escrito en la web “Parlamento Ciclista” por el forero Germanramos. Pero es un acertado comentario que suscribo.

Está claro que, reglamento en mano, nada ni nadie puede impedir la participación de Chris Froome en la próxima Vuelta a Andalucía. Incluso “prohibirle” en algún sentido su participación en esa carrera podría suponer una violación de algún derecho fundamental como persona. Mientras no exista sanción, repetimos, nada ni nadie puede impedir que Chris Froome pueda ser alineado por Sky en la próxima ronda andaluza. Eso por delante.

Sin embargo, el hecho de que Froome participe en esta prueba, sería una más de “aquellas inofensivas bolitas de nieve” que menciona el anteriormente referido forero, y que terminan conformando la “avalancha”.

Vivimos instalados en el cortoplacismo. Resolver el problema más inmediato, el más acuciante. Pero, a largo plazo, ¿es conveniente para el conjunto del ciclismo que Froome tome la salida en esa carrera?

Quizás hasta los patrocinadores de la ronda andaluza se estén frotando las manos. Inesperadamente, se van a encontrar con una repercusión de esa carrera en algunos grandes medios de comunicación totalmente imprevista. Nos referimos, por supuesto, a esos medios de comunicación que solamente dedican tiempo o espacio al ciclismo cuando hay algún asunto turbio. E ignoran olímpicamente este deporte en su día a día. ¿Es positivo, insisto que para el conjunto del ciclismo, que la Vuelta a Andalucía ocupe espacios en estos medios de comunicación por la polémica del asunto Froome? ¿O será mejor, para esas alforjas, que la prueba andaluza aparezca exclusivamente en los espacios que hagan seguimiento de sus prestaciones deportivas?

Si Chris Froome o Sky aman de verdad este deporte, debieran ir más allá de sus legítimos intereses personales y pensar a largo plazo en el futuro del ciclismo. De ellos mismos debiera partir la iniciativa de no participar en Andalucía. Incluso me atrevo a decir que, si Froome finalmente fuera sancionado, el organismo sancionador debiera tener en cuenta esta posible iniciativa propia de no correr de los británicos a la hora de computar el tiempo de sanción.

Una posible participación de Froome en Andalucía enrarecería el ambiente en el mundo ciclista. Lo estrictamente competitivo pasaría a un segundo plano. Además, existen precedentes bien cercanos en el tiempo y de ciclistas muy conocidos, que han llegado a ganar una carrera en la carretera; sin embargo, esos resultados han sido posteriormente variados administrativamente porque el ciclista en cuestión durante ese tiempo debía estar cumpliendo una sanción. Con la sensación que ello conlleva para el aficionado, de que lo visto sobre el asfalto no ha servido para nada.

RAÚL ANSÓ ARROBARREN

@ranbarren


¿Debería participar Froome en la Vuelta a Andalucía?

Cargando ... Cargando ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *