,

Coppi o Bartali: ¿quién es el mejor pedrusquero?

Nuestra anterior encuesta ha estado muy igualada, al final el dúo Echavarri-Unzue ha ganado por la mínima, pero ha sido interesante ver que también Manolo Saiz cuenta con importantes apoyos.

Ahora, en plena época de las clásicas del adoquín, asistimos al final de una época, Boonen se va a retirar, como ya hizo Cancellara, y los dos son los auténticos dominadores de la última década, pero ¿quién es el mejor? A continuación exponemos los argumentos para cada uno y os proponemos la encuesta al final. Tu decides.


FABIAN CANCELLARA

Que conste que el que aquí escribe se aficionó a ese ciclismo de clásicas, viento, adoquines y cotas con un tal Johan Museeuw al que apodaban el León de Flandes y sus exhibiciones en Flandes y Roubaix, donde se pudo quedar hasta sin una de sus piernas tras una terrible caída. Para muchos el número 1 en cualquier ranking de clasicomanos de todos los tiempos. Pero si hay dos referentes a tener en cuenta en ese ciclismo primaveral en la última década, esos son Tom Boonen y Fabian Cancellara. Es difícil siendo niño que te pregunten  si quieres más a papá o a mamá, y con el binomio Boonen-Cancellara ocurre algo parecido. Sin embargo en esta ocasión me voy a decantar por el suizo.

Quizá sea el carisma que atesora, o atesoraba, el potente corredor de Berna, esas dos columnas musculosas de piernas que tantas veces vimos mover al unísono como una maquinaria perfecta y bien engrasada. Podría ser también el valor que tiene convertirse en una leyenda en las grandes clásicas de adoquines sin haber nacido en Flandes, ni siquiera en Bélgica, viniendo de un país de Romingers y Zulles, ciclistas de grandes vueltas. Lo que está claro que ha sido una figura incuestionable que no ha dejado a nadie indiferente. La forma en que cosechó sus victorias en los monumentos del ciclismo está a la altura de unos pocos elegidos.

Su idilio con las clásicas de pavé comienza en las filas del Fassa Bortolo italiano, donde conoce esas pruebas que formarían parte de su vida, aunque no fue hasta 2006, ya en el conjunto CSC,  cuando obtuvo su primer triunfo en un monumento, lo hizo de forma magistral en la Paris-Roubaix de aquella temporada. Y magistral entre otros adjetivos y elogios ha sido su forma de conseguir estos triunfos, ya que no todo es hacer palmares y rellenar estadísticas también debe quedar patente el modo en el que se van sumando. Esos cambios de ritmo y aceleraciones dejando atrás a sus rivales han dejado huella en los aficionados al ciclismo, y en los que no también, ya que se llegó a afirmar que tenía un motor en el interior de su bicicleta, cosa que nunca se pudo demostrar. El motor han sido sus portentosas piernas que nos han dejado jornadas tan memorables y difíciles de olvidar como aquella ascensión al célebre Kapelmuur en la que dejó a Boonen fuera de juego y se lanzó como un poseso en los últimos kilómetros a la línea de meta.

En definitiva hablamos de un portento físico, una fuerza de la naturaleza este Espartaco que ha entrado por la puerta grande en la longeva y apasionante historia de las clásicas con tres triunfos en Roubaix y Flandes respectivamente además de victorias en San Remo, Harelbeke y otras grandes carreras de un día.

Alberto Diaz Caballero


TOM BOONEN

Vaya por delante que si la cuestión a dirimir es quién ha sido mejor ciclista, si Boonen o Cancellara, me habría cambiado de bando con la ligereza de un traidor desmemoriado. Pero como de lo que aquí hemos venido a hablar es de quién ha sido mejor cuando la carretera se volvía un tormento insoportable de piedra, polvo y arena, no tengo duda: Tommeke es mejor que Cancellara. De hecho no creo que sea descabellado afirmar que el belga es el mejor corredor de la historia sobre adoquines. Y para respaldar esta afirmación baste un solo dato: nadie, nunca, ha ganado tanto como Boonen.

En una entrevista con Pedro Horrillo que podréis encontrar en nuestro próximo número, el vasco nos explica el porqué de la elevada edad media de los ganadores de clásicas como Roubaix o Flandes y de lo insólito que resulta encontrarse con un ganador que baje de los 30 años. Pues bien, Tom Boonen, o Tornado Tom, como le conocen en Bélgica, hizo 3º en su primera participación en París-Roubaix… con solo 21 años. Para cuando había cumplido esos 30 años que Horrillo establece como frontera entre la fase de aprendizaje y la de conquista, Tommeke había levantado los brazos ya 3 veces en el vetusto velódromo de Roubaix además de haber conquistado 2 Tour de Flandes, 1 Gante-Wevelgem, la friolera de 4 Harelbekes consecutivas, 2 Scheldeprijs, 2 Kuurne-Brussels-Kuurne y 1 Dwars door Vlaanderen. Todo eso antes de cumplir los 30. En 2011 aún conquistaría otra Gante para acabar dando la razón a Horrillo al vivir su mejor temporada en 2012 cuando conquistó de una tacada y sin haber cumplido aún los 32 años, Harelbeke, Gante y su segundo doblete Flandes-Roubaix. Una Roubaix que además de coronarle, junto a De Vlaeminck, como el corredor con más triunfos en el infierno de norte, tuvo el valor de los símbolos, algo a lo que Boonen nunca ha renunciado. Un año después de aquella majestuosa exhibición de Cancellara, de la que tanto se habló, Tommeke eligió un lugar muy parecido para escribir su obra magna: un ataque a más de 50 kilómetros de meta, cinco más que el de su némesis suiza en 2011, con el que dinamitó la carrera y se hizo un hueco en nuestra memoria. Como en su día se dijo de Coppi, ese 8 de abril de 2012 Boonen no pedaleaba, componía.

Si uno mira el palmarés de las pruebas de adoquines más exigentes del calendario se encuentra con una única constante: el nombre de Tom Boonen. Tommeke es el corredor que más veces ha ganador Roubaix, Flandes, Harelbeke, Gante… a veces compartido, a veces en solitario pero siempre él. Así pues la duda no es si Cancellara es mejor que Boonen, la duda es si alguna vez ha habido alguien a su nivel. La respuesta es, al menos para el que esto escribe, contundente: no.

Sergio Espada


 

¿Quién ha sido el mejor corredor de adoquines?

View Results

Cargando ... Cargando ...
One Response
  1. Si bien, he disfrutado con los dos, y atendiendo a la pregunta -¿quién es el mejor pedrusquero?-, creo Tom Boonen es mejor, como muestras el palmarés, ese (a veces) frío baremo. No cabe de duda de que el palmarés global de Cancellara es, casi con toda probabilidad, mejor o más variado que el de Boonen, pero es que estamos hablando de piedras. Y Boonen nació entre ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *