, ,

Coppi o Bartali: ¿Cuál es el mejor mundial ganado por España?

Tras la victoria de Alejandro Valverde nos hemos preguntado cual ha sido la victoria que más nos ha gustado de todos los mundiales en linea conquistados por corredores españoles. Pero para decidirlo hemos pensado en vosotros, a continuación os ponemos la opinión de nuestros redactores, así como vídeos de las carreras, para que podáis votar en la encuesta al final de la entrada, donde tambien podéis poner vuestros comentarios.


ABRAHAM OLANO. DUITAMA 1995

Hasta aquel 8 de octubre de 1995 la selección española jamás había conquistado el oro. Era una de las asignaturas pendientes de la historia de nuestro ciclismo. Sin embargo, en aquella ocasión los seleccionados por Pepe Grande eran favoritos. Disponían del mejor vueltómano de la época, Miguel Induráin, acompañado además por ciclistas como José María Jiménez, Abraham Olano y otros tantos, que en un momento dado estaban capacitados para asumir la capitanía del equipo. Equipo con mayúsculas. No sólo eso. El desnivel acumulado rondaba en aquellos 265 kilómetros casi los 5.000 metros, al tener incluído el trazado el puerto de El Cogollo.

Otros posibles rivales de los nuestros ni siquiera viajaron a Colombia. La dureza del circuito, el período de aclimatación que se necesitaba para disputar aquel Mundial en altura, las fechas tan tardías… fueron los factores que limitaron la participación. España era la favorita, sí… pero junto con Italia, la bestia negra de la selección española, que acudía capitaneada por Marco Pantani.

En un día lluvioso, la superioridad del equipo español fue manifiesta. Fue tal, que incluso España ganó el oro con su número 2, Abraham Olano. Aquel día, España no necesitó siquiera a su número 1, Miguel Induráin, que se limitó a intimidar a sus rivales en el grupo perseguidor. No sólo la estrategia fue perfecta. Las fuerzas acompañaron.

Cuando parecía que todo estaba hecho, la rueda trasera de Olano se pinchó. Otra vez la incertidumbre. Abraham se aferraba con fuerza a su manillar para no caerse en el mojado asfalto. Imposible cambiar de rueda con el grupo perseguidor acechando. Por un momento pareció que esa vez tampoco se rompería el maleficio. Pero Olano aguantó hasta meta sin caerse y entró en solitario. ¡Por fin! Induráin, magnífico compañero de equipo, conseguía la plata superando a Pantani.

Desde aquel lejano 1927, España conquistaba el oro por vez primera, con una emoción, incertidumbre y desenlace absolutamente imprevisibles.

RAÚL ANSÓ ARROBARREN

@ranbarren


OSCAR FREIRE. VERONA 1999

La cita mundialista de aquel 1999, tenía de similar al que recientemente ha tenido lugar en Innsbruck. En la localidad austriaca,  todo el mundo señalaba de manera casi unánime a un único favorito , Julien Allaphilippe que deseaba poner colofón a su mejor año y en aquel lejano 1999, casi todos creíamos que Frank Vandenbroucke marcharía sobre sus rivales al más puro estilo de Atila.

La carrera fue animada en primera instancia por figuras del peso de Alex Zulle y Andrea Taffi , para más tarde seleccionarse, gracias a un VDB  alentado por una tasa de hematocrito llevada hasta los límites más extremos de la legalidad, con unos más que dudosos cincuenta coma nueve por ciento y  la inestimable ayuda de un “agradecido” Jan Ullrich. Ambos endurecieron la carrera hasta donde les dejó un circuito, que a todas luces se les quedó corto.

Según pasaban los kilómetros, se empezó a hablar más, de la figura de un ciclista de Vitalicio Seguros enfundado en la casaca de la selección española. Un chaval subcampeón del mundo sub-23 en 1997 y decimoséptimo en el mundial de categoría élite en 1998 en el año de su debut en la máxima categoría. Aunque siendo sinceros, ni los más optimistas dábamos un duro por el genio de Torrelavega.

Tras el último ascenso a Torricelle, la carrera quedaba vista para sentencia, con un reducido grupo cabecero repleto de grandes nombres, como Marcus Zberg, J.C.Robin, Franceso Casagrande, Chan McRae, Oscar Camezind, VDB, Ullrich , Konischev y el convidado de piedra Oscar Freire, el cual al enfilar la recta de meta y aprovechando el efecto látigo del grupo, decidió realizar el ataque que cambiaría para siempre su carrera profesional.

 De ahí en adelante, la historia es por todos conocida. Verona 1999 fue la presentación en sociedad de un ciclista irrepetible.

IMANOL GONZALEZ GETE


OSCAR FREIRE. LISBOA 2001

Dicen que nada como las primeras veces. Vale igual para un beso, una canción, una ciudad o, en un ámbito más próximo al ciclismo, una victoria. Por eso es fácil pensar que ningún Mundial ha tenido para al aficionado español ese encanto único propio de esas “primeras veces” como lo tuvo el de Olano en Duitama. Y sin embargo para muchos ese Mundial tiene el regusto amargo de que, sin desmerecer al bueno de Abraham, creíamos que era el Mundial de Miguel. Por eso el recuerdo no puede ser del todo maravilloso.

Pero hay otras “primeras veces”. Si bien es cierto que el Mundial de Olano era el primero de un español, no lo es menos que en términos históricos no era más que acabar con una maldición, con una barrera invisible. Pero corredores con un Mundial había decenas y el hueco que se había hecho Olano era relativo. No sucedió lo mismo en 2001. Óscar Freire, que había saltado a la fama dos años antes proclamándose sorprendente Campeón del Mundo, llegaba al Mundial de Lisboa lastrado por incontables problemas de salud. Con apenas 20 días de competición en todo el año, apareció por la capital portuguesa para acabar haciéndose de nuevo con el arcobaleno. Con ese segundo triunfo Freire ya se adentraba en un club mucho más selecto, en la élite mundialista y con ello, de paso, metía a España en esa élite. Era la primera vez que un corredor nuestro repetía triunfo en un Mundial y aquello nos consagró definitivamente en la aristocracia ciclista en una época, todo hay que decirlo, donde la falta de referentes al máximo nivel en las Grandes Vueltas, nuestro caladero habitual de victorias, estaba en depresión. Por todo esto es muy probable que no haya habido un Mundial más especial que el de Lisboa en 2001.

SERGIO ESPADA


IGOR ASTARLOA. HAMILTON 2003

Aquel 12 de Octubre fue otro día inolvidable para el ciclismo Español, se disputaba la ruta de un mundial ciertamente atípico porque se disputaba en una fecha lejana como broche a la temporada, en Norteamérica por tercera vez. Sobre 260 km con salida y llegada en el centro de la ciudad de Hamilton un recorrido sobre 22 vueltas de esos denominados pestosos y con un repecho que descartaba a los sprinters y dejaba con posibilidades de ganar a los puncheurs.

Después de los constantes movimientos en todo el día pero ninguno muy destacable al no poner en peligro la victoria para los favoritos en la penúltima vuelta se formó un grupo de elegidos formado por Astarloa, Van Pettegem, Bettini, Boogerd, Hamburger y Camezind. Al principio hubo entendimiento y abrieron un hueco considerable pero cuando se empezaron a vigilar y a desconfiar (cosa ciertamente razonable teniendo en cuenta el nivel de los allí presentes) el pelotón se les echaba encima, momento en el que a poco más de 4 kilómetros y a mitad de repecho Igor Astarloa decidió probarlo, un ataque valiente al que Bettini salió pero sin éxito. Tuvo la suficiente fuerza para coronar y bajar rápidamente hacia meta. Valverde hizo la gran labor de freno entre los que anteriormente le acompañaban con 23 años logró otro doblete histórico para la selección empezando su brillante palmarés mundialistico.

No se puede calificar de otra manera que excelente la labor de una selección Española formada como las otras selecciones grandes por 12 corredores algo impensable en esta época. Freire que llegaba aquí como otro de los hombres a vigilar finalizó en un meritorio noveno puesto realizando como Valverde realizando cierta labor de freno en el segundo grupo.

PATXI IBÁÑEZ GOÑI


 OSCAR FREIRE. VERONA 2004

Paradojas de la vida pusieron de nuevo a la ciudad de Verona en el camino de Oscar Freire. Por aquel entonces el ciclista cantabro ya gozaba del reconocimiento internacional que acreditaba su palmares, nada que ver con aquel joven desconocido que dio la sorpresa en 1999 en esas mismas calles. Hasta ese domingo de octubre solo tres corredores en la larga historia de los Campeonatos del Mundo, habían conquistado el arco iris en tres ocasiones, Alfredo Binda, Rik Van Steenbergen y Eddy Merckx. El genio de Torrelavega entraba por derecho propio en la leyenda de este deporte, al conquistar su tercer mundial en ruta, un hito histórico para nuestro ciclismo.

El dominio en carrera de la selección española fue absoluto. Los hombres de Paco Antequera controlaron con solvencia y sin contratiempos a sus principales rivales, en especial a los italianos, que corrían en casa y con un Paolo Bettini muy motivado para la cita. El grillo tuvo que abandonar la prueba por un golpe en la rodilla que se produjo con la puerta del coche de su selección, mientras que la ascensión a Torricelli no fue suficiente para que se rompiera la carrera en ningún momento. La resolución de la carrera no pudo ser más favorable a los intereses del combinado español, un sprint masivo, quien lo diría.

En esta volata final, el alemán Erik Zabel, otro velocista de referencia en aquellos días, intentó sin éxito tomar ventaja, lo propio hizo el italiano Luca Paolini incluso por momentos Oscar Freire parecía encajonado y sin posibilidad de reacción. Sin embargo allí estaba Alejandro Valverde, lanzando un sprint perfecto para situar a Freire a apenas doscientos metros de la línea de llegada. Allí el cantabro culminaba la gesta de forma impecable, levantando los brazos en la ciudad de Romeo y Julieta, igual que cinco años antes. Otra jornada inolvidable para el ciclismo español.

Alberto Diaz Caballero

@Sincadenablog


ALEJANDRO VALVERDE. INSSBRUCK, 2018

Ese día aún está fresco en nuestras retinas. No hace ni dos semanas pero seguro que no lo olvidaremos nunca. Por si acaso, ya he visto la carrera tres veces y sigo vibrando con los últimos kilómetros y el desenlace final.

La Selección Española capitaneada por Alejando Valverde acudía a la ciudad austriaca buscando una gloria que desde 2004 no se conseguía y eso que el propio Valverde había dado al palo hasta en seis ocasiones anteriores. Todavía escuece ese doblete de plata y bronce en Florencia de 2013 y el corredor murciano ha ido mezclando sus triunfos con tirones de orejas por lo sucedido esa tarde sumado a algún despiste que le ha costado más de una victoria en su dilatada carrera.

Pero por fin se hizo justicia y tras pelear una Vuelta que dudaba disputar tras la baja de Landa, baja también para este Mundial en la que habría sido la segunda baza de los hombres de Mínguez, el corredor murciano a sus treinta y ocho años mostró la determinación, piernas y jerarquía que no usó, tuvo o aprovechó en anteriores Campeonatos. Rodeado por una escuadra que remaba en la misma dirección para llevar a su jefe de filas en volandas hasta el momento decisivo de la carrera, y con la suerte esta vez de lado, Valverde pudo imponerse con esa velocidad que le caracteriza sobre tres galgos como Bardet, Woods o Dumolin.

Un oro celebrado no sólo por la afición española o por los seguidores del corredor nacido en Las Lumbreras; un oro celebrado por una gran mayoría de deportistas, aficionados y periodistas de todo el mundo pues pocas veces un ciclista merecía tanto un triunfo de este calibre.

Pocas veces se ha visto a un grupo de corredores celebrar el triunfo de uno de ellos de la forma que lo hicieron los integrantes de la Selección cuando el ciclismo es al contrario de muchos otros deportes, un deporte individual aunque se corra dentro de la estructura de una formación ciclista.

Una medalla de oro y un arcoíris que hacen justicia y para el que  ya tengo un hueco en mi memoria y una foto colgada en mi habitación de Valverde proclamándose por fin  y merecidamente, Campeón del Mundo de ciclismo en ruta.

SERGIO ANDRÉS

@entrebiciybalon


¿Cuál ha sido la mejor victoria española en un mundial en línea?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *