Damiano Cunego, el impredecible

El italiano afronta un nuevo año junto a Lampre con nuevas responsabilidades, ya sin Scarponi en liza. La llegada de Rui Costa le permite continuar como agente libre en las carreras, sin el peso que debería haber soportado sin el portugués. El ligero escalador no renunciará a las Árdenas, cómo no, pero tiene seguramente la opción clara de acudir al Giro como jefe de filas.

Ulissi debutará, pero necesita de alguien que le reste presión, que le proteja. Ya intentó volver por sus fueros en la carrera que le lanzó a la fama hace ya diez años, pero no resultó, al menos en cuanto a obtener un resultado importante. Fue valiente, lo intentó, pero no pudo. Nada que reprochar.

Sin embargo, en otras ocasiones no ha salido porque no lo ha intentado. Difícil de olvidar cómo fue el más fuerte sin duda de la Vuelta 2009 y prefirió preparar un Mundial que después sería obra de Evans, tercer clasificado de aquella gran vuelta. Y tantas veces que la inconstancia se ha impuesto al empeño en conseguir demostrar aquel talento que asombró al mundo ciclista.

Entonces surgió el paralelismo con Valverde. Ni siquiera hay comparación posible. El murciano ha barrido con el paso del tiempo los registros de Damiano, con sus defectos, que los tiene y los ha tenido. En su madurez veremos si logra esa regularidad no sólo en rendimiento, sino en mentalidad. De esa constancia dependerá su buena o mala temporada, porque oportunidades tendrá, dadas sus buenas aptitudes físicas para sus objetivos.

Más noticias:

Hernández, la espalda del ídolo

Contador, Nieve, Rodríguez… la variedad del escalador español

André Cardoso, a la sombra de Rui Costa

Reto 1m50, el diario de una gesta

Ion Izagirre, hombre de clásica

Nairo Quintana, el miedo a ganar

Horner, el corredor del millón de euros

Delgado, Pino y el pendiente de Millar

Visconti, ramalazos de clase

El único defecto de Indurain

Recorridos: descendiendo el río Sil

La antigua Copa del Mundo

Purito y los viajes muertos a la orilla

Jens Voigt, el pacto con el diablo

Jesús Ezquerra, el ejemplo del mal momento

One Response
  1. Bueno, eso de que no hay comparación posible… Si miramos sus resultados, tienen una GV cada uno, y además Cunego tiene un monumento más… Si bien es cierto que Valverde tiene muchos más puestazos y que es el último gran talento desaprovechado, lo de Cunego no es moco de pavo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.