,

Hernández, la espalda del ídolo

Jesús es el escudero personal de Contador, más aún tras la retirada de Benjamín Noval. Aunque en llano sufre debido a que es un escalador puro, es el guardián del madrileño. Tanto que no hay equipo en el que esté el líder de Saxo Bank y no se le lleve consigo. No es un ganador ni un ciclista que realice el trabajo final que aparece en televisión. Sólo por eso no ha conseguido la misma notoriedad que otros.

Pero importa su labor, o al menos se lo tiene que parecer a uno de los mejores vueltómanos de los últimos tiempos. Su nombre surgió de forma oportunista cuando Tinkov le recriminaba al cuarto clasificado en el pasado Tour que reclutara a sus amigos para acompañarle. Si ese hecho fuese tal, ¿por qué no decirlo antes de obtener el mal resultado?

Una historia un tanto curiosa la suya. Sin victorias como profesional hasta la fecha, ha tenido idas y venidas de la élite. Comenzó en Liberty de la mano de Manolo Saiz y Roberto Heras, el líder absoluto de aquella escuadra heredera del equipo ONCE. Con Contador ya coincidió en 2005.

Jesús marcharía a Relax, donde únicamente se destinaría a buscar fugas de montaña, intentando realizar generales, aunque sin éxito. En 2008 no obtuvo equipo, pero aquel año fue clave. Los entrenamientos los compartió con el ganador aquel año de Giro y Vuelta, por lo que a poco que pudo le introdujo en el nuevo Astana en el que compartiría plantilla con Lance Armstrong, que llamaba al joven escalador de forma cariñosa Baby Jesus.

Una vez estalló el conflicto de gallos, Hernández marcharía de la mano del ‘pistolero’ hasta la fecha, inseparables y firmando a condición de seguir unidos en cualquier proyecto. Por algo será.

Más noticias:

Damiano Cunego, el impredecible

Contador, Nieve, Rodríguez… la variedad del escalador español

André Cardoso, a la sombra de Rui Costa

Reto 1m50, el diario de una gesta

Ion Izagirre, hombre de clásica

Nairo Quintana, el miedo a ganar

Horner, el corredor del millón de euros

Delgado, Pino y el pendiente de Millar

Visconti, ramalazos de clase

El único defecto de Indurain

Recorridos: descendiendo el río Sil

La antigua Copa del Mundo

Purito y los viajes muertos a la orilla

Jens Voigt, el pacto con el diablo

Jesús Ezquerra, el ejemplo del mal momento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.