,

El antes y el después de Pablo Lastras

Es de los pocos vestigios de la era Armstrong, si bien su consideración pública es antagónica con el americano. Junto a Voigt y cada vez menos ciclistas, forma parte de los pocos recuerdos que quedan del ciclismo como un deporte de esplendor y en horas altas. Él, que ha vivido las dos etapas, puede juzgar qué falla y qué se puede mejorar. 

Lastras, uno de los capitanes del actual pelotón, es un ejemplo a seguir. Su voz tal vez se escuche demasiado poco para lo que es necesario. Tal vez no se le da el espacio y la repercusión que debería. O tal vez sea él el que deba dar un paso adelante sin darlo. El ciclismo le necesita. “El Tour del 2000 será Blanco“, dijo Echávarri. El del 2020 debería ser como Pablo.

Es difícil encontrar a un ciclista que viviendo todas y cada una de las épocas más oscuras de este deporte no haya sido salpicado por ninguna de ellas. Y además siendo de los más listos, pero sobre todo de los más fuertes en más de una ocasión. Siempre bajo el paraguas del viejo Banesto, donde no era ni mucho menos el más reconocido cuando comenzó y donde ha terminado por ser la voz, el jefe.

Habrá que ver cómo será el ciclismo desde que él lo deje. Puede que se abra una nueva era en el que encuentre por fin un suelo sobre el que crecer y desarrollarse en salud.

Más noticias:

El infravalorado valor de Dani Moreno

Los dos caminos de Michal Kwiatkowski

Urán deja al Giro sin Cavendish

El por qué del adiós de Kloden

¿Volveremos a ver al mejor Contador?

Evans vuelve a Australia 4 años después

¿Qué pasa con Lobato?

Oleg Tinkov busca a su Mourinho

La semilla de un nuevo Euskaltel

¿Puede Quintana ganar este Tour?

Sky comienza la operación-pavé-Froome

Se presenta el Tour 2014

Así es la montaña del Tour 2014

¿Qué nota le pones al Tour?

Contador y Valverde derrotan a la UCI

Esas cosas de Valverde

Igor Antón deshoja la margarita

¿Habrá Mundial en Ponferrada?

El peor año de J. J. Rojas

Se retira David Millar, el enemigo del Angliru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *